domingo, 17 de septiembre de 2017

Tengo el poder

¿Qué me diría usted si yo me jactara, en público o en privado, de ofrecer beneficios a las mujeres que se alojan en el albergue de personas sin hogar donde trabajo a cambio de sexo? Peor aún, ¿y si fuera un profesor de universidad quien asegurara que ha aprobado a su alumna —mayor de edad, no nos metamos en más líos— a cambio de un encuentro amoroso con él? ¿O ese jefe que presume con sus amigos de ascender a su empleada a cambio de favores sexuales? Hay infinitos ejemplos. Imagino que la respuesta en todos los casos es la misma. Repulsión. Nausea. Asco. Pues uconcejal de una localidad tinerfeña escribió en un grupo de WhatsApp con varios miembros de su partido: Yo a follar, jejejejeje, con empleadas que pongo yo y enchufo en el Ayuntamiento y después hacer campaña por frikis. Es cierto que inmediatamente rectificó e indicó que se había confundido de grupo. 
En diferentes entrevistas posteriores ha asegurado que todo había sido una venganza de algunos miembros de su partido para obtener cierto beneficio político. Este caballero, este lord inglés, ha asegurado que esos mensajes están sacados de contexto y que pertenecen a una conversación privada. No hace falta indicarles que no ha dimitido, ¿había algún iluso que lo había pensado? Es cierto que su propio partido le ha abierto un expediente y lo ha suspendido de militancia, aunque sigue como concejal. Hay quien aún justifica las chanzas del concejal alegando que es algo común. Es decir, lo normaliza. Otros culpan a las trabajadoras por acceder a las exigencias del concejal. No merecen ni respuesta. Otros, simplemente achacan la conducta del concejal a su pertenencia a un determinado partido. ¡Como si hubiera diferencia entre ellos!

Todos nos hemos equivocado al enviar un WhatsApp. Todos hemos podido enviar chistes de dudoso gusto por las redes. Pero este señor ostenta un cargo público y, por tanto, se debe a él las veinticuatro horas del día. Va en el sueldo. Hay quien asegura que hay que ser decente... y además parecerlo. Aún así, da la sensación de que el concejal del amor es más un fanfarrón que otra cosa. Lo grave sería que utilizara su poder para obtener favores sexuales a cambio de puestos de trabajo. Y ¿en qué lugar quedan las trabajadoras del ayuntamiento ahora? Desde luego, este tipejo no parece que fuera el más listo de su clase. Lo que es evidente es que no puede representar a nadie porque no puede ni representarse a sí mismo. ¿No tienen la sensación de que la clase política actual está repleta de descerebrados? 

Piensen.
Sean buenos.

Hacía mucho tiempo que doña @RaquelMtnez_tv no nos regalaba su canción. Hoy ha elegido The power. No todos lo que dicen tener el poder están legitimados para ejercerlo, profesional o moralmente hablando. Con todos ustedes: ¡Snap!
https://www.youtube.com/watch?v=nm6DO_7px1I

domingo, 10 de septiembre de 2017

Inés Arrimadas y Menganita

Inés Arrimadas, presidente —etimológicamente mejor que presidenta— del Grupo Parlamentario de Ciudadanos y diputada del Parlamento de Cataluña participó en un programa de televisión el pasado domingo. Durante la emisión, una televidente, a quien llamaremos Menganita, escribió en su cuenta de Facebook, imagino que con una repercusión mínima, que deseaba que la violaran en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa. Ante semejante exabrupto, la señora Arrimadas decidió denunciar lo sucedido. Resulta sorprendente ver que incluso rivales políticos hayan apoyado la denuncia. No es lo habitual. De hecho, vivimos en un país donde los culpables de los atentados son la Policía y los diferentes gobiernos. En esta ocasión celebro el apoyo de todos. No soy experto en leyes y desconozco si la frase pronunciada por Menganita es constitutiva de delito. Desear algo no es instigar a hacerlo. Es una barbaridad, es repugnante, execrable... y un sinfín de epítetos, todos ellos negativos. Pero la decisión de que sea delito debe recaer en un juez.
Inés Arrimadas
Resulta llamativo que la denuncia de la señora Arrimadas fuera subiendo un tuit incluyendo el nombre completo y la foto de Menganita. Lógicamente su repercusión mediática fue inmensa. Ha entregado a Menganita a la furia de las redes sociales. A una jauría de lobos hambrientos de carnaza. Desatando una cascada de reacciones. La más inmediata ha sido el despido fulminante de su puesto de trabajo. De esta forma tiene dos sentencias, la judicial —si procede— y la popular. ¿Debió Inés Arrimadas publicar su nombre? No me atrevo a responder. Quizá yo lo hubiera hecho de otra forma. Habría que verse en la situación. A lo mejor estamos demasiado acostumbrados a faltar el respeto a los demás, especialmente a través de las redes sociales. Hoy, Menganita se ha mostrado arrepentida... Pero ya es tarde. Muy tarde. En una sociedad que avanza al ritmo de megas por segundo, el arrepentimiento siempre llega tarde.

Pero no nos confundamos. Publicar el nombre de Menganita puede estar mal, pero no se puede ser equidistante en determinados temas. Resultaría incluso tenebroso. Aquí hay que posicionarse claramente. Quizá mañana alguno de nosotros, o nuestros hijos —que eso sí me aterra— sienta tentación de escribir alguna imbecilidad en las redes. Ojalá recuerde esta anécdota y recapacite. Hay ingenuos que aún creen en el anonimato de internetHabría que recordar normas básicas de utilización de las redes sociales. Siempre he pensado que si considera que no debe decirle algo a alguien a la cara, no debe hacerlo a través de un teclado. Es una norma tan sencilla como efectiva. Ahora Menganita debe asumir las consecuencias de su dislate. ¿Es excesivo? Usted decide.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía demasiado tiempo que mi querida @BeatrizBagatela no nos deleitaba con su canción regalo. En esta ocasión su elección es That's where you're wrong. Con unos buenos ingredientes en su interior para este tema del blog. Con todos ustedes: ¡Arctic Monkeys!

domingo, 3 de septiembre de 2017

Niños tiranos

Es posible que durante estas vacaciones se haya asustado al ver la adicción que tienen sus hijos a los teléfonos móviles o a las tabletas. Estoy convencido de que ha debido reñirlos en más de una ocasión al comprobar que son incapaces de despegarse de las pantallas. Ante esta realidad, un avezado programador ha creado una aplicación para concienciar a nuestros hijos para que colaboren en las tareas domésticas. A través de incentivos económicos los niños realizan sus tareas en casa. Así, si hacen su cama, barren, friegan... es decir, si realizan las labores de casa, reciben una pequeña compensación económica.
Puede que los niños no hagan las tareas domésticas —y luego querremos que sean adultos responsables— porque se está imponiendo la corriente de pensamiento único que afirma categóricamente que no se los puede privar de la infancia. No queremos arruinar su felicidad. Hay quien insiste en que la misión principal en los niños es que sean felices. Y es cierto. Pero eso no puede resumirse en que se conviertan en los reyes de la casa y, si me apuran, en los emperadores de la casa de los abuelos. Los abnegados papás, no pueden consentir que su hijo se aburra, o esté triste ni un segundo. Eso implicaría reconocer que han fracasado como padres. Por eso les regalan fastuosos teléfonos móviles y ultramodernas tabletas. Quizá de esta forma, no los recriminen su falta de tiempo para con ellos.

No crean que es una idea novedosa. Ya hay pedagogos que insisten en que los niños no deben obedecer siquiera a sus padres. Lo llaman educar en la no obediencia. Según ellos, el adulto debe dialogar, negociar, motivar al niño... Y si éste no quiere obedecer, el adulto deberá respetarlo. Equipara la autoridad paterna con las apetencias filiales. Por supuesto, también pretenden eliminar los castigos. Aseguran que ni educa ni modifica conductas. Hay quienes creen que educar a los niños es negativo. Incluso considera que lograr que un niño obedezca es convertirlo en un esclavo, en un ser sumiso. Con estos ingredientes, la respuesta es la esperada: Niños tiranos. Por supuesto, todo esto se traslada a la vida diaria. Quedan atrás conceptos tan anticuados y denostados como esfuerzo, conocimiento, trabajo, compromiso... Palabras del neolítico. Casi deberíamos escribirlas en paleoespañol. A lo mejor es hora de recuperarlas y enseñar a los niños que los adultos hacemos cosas que no nos gustan, pero hay que hacerlas. Como madrugar para ir a trabajar, hacer la comida, la limpieza del hogar... Si seguimos inculcando a nuestros hijos que su única meta en la vida es ser felices, serán unos desgraciados, porque la felicidad plena ni existe, ni es alcanzable.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía tiempo que la canción regalo no venía de mi querida @MarisolGaldon. Acertadísima canción. Teach your children. Ahora que estás en camino, debes tener tus propios valores para llegar a ser tú mismo, porque el pasado es un adiós. Con todos ustedes: ¡Crosby, Stills, Nash & Young!
https://www.youtube.com/watch?v=EyU0P6iqyw4

domingo, 27 de agosto de 2017

¿No tenemos miedo?

Permítanme compartir una curiosa historia que ha ocurrido esta semana en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. La noche del miércoles llegaron cinco personas a nuestro centro. Cuatro de ellas eran marroquíes y el otro, español. Todos musulmanes. No es habitual que lleguen en grupo. Las personas sin hogar suelen ser más solitarias. Cuando yo llegué el jueves por la mañana había un revuelo importante en el centro. Todos los alojados querían hablar conmigo y contarme algo importante. Casi vital parecía. Cómo es habitual me entrevisto primero con los recién llegados, para luego atender al resto de alojados.
Fe de Ratas. De J.M. Nieto.
Publicada en ABC el 24 de agosto de 2017
http://www.abc.es/fe-de-ratas/2017/08/24/
Los cinco chicos iban a trabajar en la vendimia. Tenían que ir a un pequeño pueblo donde un capataz les ofrecía alojamiento. Me mostraron incluso el contrato. Se dirigían hacia allá y necesitaban pasar dos noches en el albergue para descansar. Una vez que los atendí fueron llegando los demás alojados. Aquello tan urgente e importante que debían comunicarme era tan sencillo como demoledor. Querían, casi exigían, que los echara. Tenían miedo a que se tratara de una cédula islamista que quisiera  perpetrar un atentado. Hubo quien amenazó con echarlos él mismo. Por supuesto los chicos se quedaron los días que necesitaron y nadie dijo ni hizo nada contra los marroquíes. Su comportamiento, como no podía ser de otra forma, fue ejemplar. 

Es evidente que el mensaje que hay que enviar a los asesinos es que estamos unidos y no tenemos miedo. Pero, lamento deshacer su castillo de naipes. Hay quienes tienen miedo. Y la única forma de combatir este miedo es a través de la integración. Y este es un trabajo de todos. De foráneos y autóctonos. Precisamente esta integración es lo que nos enriquecerá. Como hemos hecho siempre en este país. La amalgama de las diferentes culturas ha sido la que ha formado nuestra Historia. Espero que esta especie de psicosis no se extienda por el resto del país. Si no, puede ocurrir como en Madrid, donde un grupo de imbéciles ha agredido a una mujer musulmana de 38 años. ¿De verdad seguimos pensando que todos los musulmanes son asesinos? Aún recuerdo cuando algunos pensaban que todos los vascos eran terroristas de ETA. ¿No hemos evolucionado nada en estas décadas? Me niego a pensar que sigamos metiendo a todos en el mismo saco. 

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Every breaking wave. Una preciosa canción que habla del miedo. Del miedo a demostrar un sentimiento. Sabes que tenemos miedo a ganar y por eso terminamos antes de empezar. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=ryB68ynGgjI

domingo, 20 de agosto de 2017

Atentado en Barcelona

Ha vuelto a ocurrir. Unos asesinos han perpetrado un terrible atentado en Barcelona. El modus operandi es tan sencillo como efectivo. A través de un vehículo, en este caso, una furgoneta, atropellan, de manera indiscriminada, a los viandantes en un lugar concurrido. Así hicieron en Niza, Berlín, Londres y Estocolmo con diferente saldo de víctimas. En Barcelona se han contado ya catorce muertos y más de una centena de heridos de diversa consideración. Como era de esperar, los malnacidos del Estado Islámico han reivindicado el atentado. A nadie le sorprende, los bastardos solo saben hacer el mal.
Hay quienes han aprovechado la situación para enviar, a través de todo tipo de medios, imágenes o vídeos de los heridos y los muertos. A estas alturas todavía no distinguen entre información y morbo. Es sencillo discernir. ¿Aportan algo esos vídeos o imágenes? Si la respuesta es no, haga el favor de no compartir. No soy capaz de comprender cómo alguien al ver a una persona malherida o fallecida, en lugar de ayudar, acompañar, consolar... se le puede ocurrir grabarlo en su flamante teléfono móvil. ¿Para qué? Por supuesto, las redes sociales, con la mejor intención sin duda, se han llenado de imágenes lamentando y condenando el atentado. Quizá sea el momento de replantearse si la forma más efectiva de combatir a esta gentuza es a través de lacitos negros, frases grandilocuentes o de imágenes más o menos lindas. Por su parte, nuestros políticos han hecho lo que tenían que hacer. No han defraudado. Debemos reconocer que han hecho exactamente lo que esperábamos de ellos. Colocarse para la foto. Lamentable, como acostumbran. La unión frente a los terroristas terminó cuando acabó el minuto de silencio institucional.

Resulta descorazonador observar cómo tras el atentado, la sociedad se resquebraja. Cuesta creerlo, pero hay quienes se han alegrado porque  el atentado ha sido en Cataluña, o quienes siguen buscando al culpable en la foto de las Azores, o aquellos que critican que se den explicaciones en catalán, o quienes culpan a TODOS los musulmanes o inmigrantes de los atentados y claman por su expulsión de Europa... Podría seguir ad nauseam poniendo ejemplos. Creo que todos ustedes saben perfectamente a lo que me refiero. Es el paroxismo. Una exaltación extrema de las pasiones defendiendo una ideología política por encima incluso de los muertos. Absolutamente ridículo e infructuoso. Pensaba que tras un atentado de estas características, la sociedad debía cerrar filas y luchar contra el enemigo común, que son estos asesinos. Hoy, la prioridad es acabar con esta gentuza. Mañana tendremos tiempo de analizar, con la cabeza fría. Pero eso sería en un país normal, no en España, un lugar donde sus habitantes buscan cualquier excusa para llegar a un enfrentamiento.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es una de mis favoritas. Desde siempre. Un himno por la paz.  Ha habido un montón de comentarios acerca de esta canción. Quizá demasiados. Esta canción no es una canción rebelde. Esta canción es Sunday bloody Sunday. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 23 de julio de 2017

Padres e hijos

Permítanme presentarles a Donato. Es un señor mayor, de 83 años, que apareció hace unos días en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. Era evidente que padece algún tipo de trastorno mental, aunque no sabemos precisar más, puesto que llegó sin ningún informe médico. Se mostraba muy desorientado y era sencillo deducir que llevaba varios días sin tomarse la medicación. Había estado en una residencia de mayores, pero decidió abandonarla voluntariamente e irse a vivir con una de sus hijas. Tras pasar un mes con ésta, se escapó y así llegó a nuestro albergue.
Anciano (Ulpiano Checa)
Tras mucho trabajo, conseguimos el teléfono de uno de sus nietos. Hablé con él y me contó que no sabía nada de su abuelo puesto que apenas había tenido contacto con él, pero me facilitó varios números de teléfono de sus hijos. En total tenía nueve. Fui llamándolos uno a uno y todos me contestaron lo mismo. No querían saber nada de él. Al haber abandonado voluntariamente la residencia no podía reingresar en un periodo de un año, así que trataba de hacerles entender que el albergue no era el mejor recurso para su padre, pero no hubo forma. Aseguraban que era ingobernable y se gastaba toda su pensión en prostitutas y en vino tinto. Actualmente, se toma su medicación y les aseguro que no es ingobernable. Es muy pesado y con fuerte carácter, pero es un anciano encantador.

No quiero juzgar a nadie. Dios me libre. Pero estamos creando monstruos. Estamos convirtiendo a nuestros hijos en el ombligo del mundo, en el que solo se preocupan de sí mismos. Un padre puede criar a nueve hijos, pero nueve hijos no pueden ayudar a su padre porque chochea. Estoy convencido de que el bueno de Donato jamás dejó a sus hijos sin comer un día porque eran pesados, o les dejó sin cambiar el pañal porque estaba cansado... Esta sociedad egocéntrica es repugnante. Vive para sí misma. Y volvemos a lo de siempre. No tenemos una crisis económica, tenemos una crisis de valores en la que solo buscamos nuestra propia satisfacción.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Kite. Es el fracaso de un padre porque no puede volar una cometa con sus hijas. También es bueno saber dejar atrás algo. Doña @BeatrizBagatela sabe bien qué quiero decir. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 16 de julio de 2017

Solo para ellas

El año pasado, durante la celebración del festival de música Bråvalla, uno de los más multitudinarios en Suecia, con una asistencia de cerca de 50 000 personas, se produjeron cuatro violaciones y más de una veintena de agresiones sexuales. Algunas bandas, en señal de protesta, cancelaron sus actuaciones; incluso la organización del evento ha decidido suspender la edición del año que viene. Por supuesto, siempre hay descerebrados que culpan a los refugiados de estas atrocidades. En medio del escándalo, Emma Knyckare, una conocida locutora y cómica sueca propuso en un tuit la prohibición de entrada a los festivales a todos los hombres, hasta que aprendan a comportarse.
Cartel de propaganda We can do it! de Westinghouse Electric
La propuesta ha tenido mucho calado. Especialmente en las redes sociales. De esta forma, el año que viene se va a organizar un festival en el que solo podrán acceder las mujeres. El objetivo, según sus propios organizadores, es que ellas puedan sentirse completamente seguras. No es siquiera una idea original. En algunos festivales, como Glastonbury, en el Reino Unido; Electric Forest, en Estados Unidos; Shambhala, en Canadá... se han habilitado escenarios o zonas solo para ellas. En otros países, como en el Bilbao BBK Live de España, se emplea el protocolo No es no contra el acoso sexual.

Esto ocurre en Suecia. Uno de los países cuya educación es paradigma de modernidad y éxito. Estamos hablando de países punteros en democracia y derechos. No de países subdesarrollados o en vías de desarrollo. La única solución a la que han llegado es a prohibir. Prohibir el acceso a los hombres. Como si todos los hombres fuéramos sospechosos. Su solución es segregar por sexo a las personas. Bienvenidos al pasado. Dantesco. Resulta curioso que una sociedad que cosifica permanentemente a las mujeres, tratándolas como meros objetos de usar y tirar, sin que nadie haga nada, se sorprenda porque unos malnacidos abusan de ellas. Se recoge lo que se siembra. No puedo entender que todavía no se le haya ocurrido a nadie que la solución no es legislar, sino educar. Educar en valores, en igualdad. Y no es una labor escolar. Es nuestra labor, los padres. Deje de regalarle a sus hijos todos sus caprichos y enséñele a respetar y a respetarse.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es, Girls and boys. Les dejo una versión traducida para aquellos que no dominan el inglés. Describe perfectamente la situación. Con todos ustedes: ¡Blur!