domingo, 20 de mayo de 2018

El pisito

Imagino que todos han visto la película de 1959, basada en la novela homónima de Rafael Azcona y protagonizada por Mary Carrillo y mi admiradísimo José Luis López Vazquez, El pisito. Si no lo han hecho, no dejen pasar la oportunidad. En ella, nuestros protagonistas, ante la imposibilidad de casarse por no poder comprar una vivienda, deciden que Rodolfo (José Luis López Vázquez) se case con su anciana y enferma casera, con la esperanza de que se muera en breve y poder así heredar el contrato de alquiler a bajo precio. Tras dos años interminables, finalmente la anciana fallece pudiéndose quedar los enamorados con el pisito, aunque dejando una enorme tristeza y pesimismo en el ambiente.
Cartel de la película realizado por Antonio Mingote
Es evidente que aún hoy, y han pasado 50 años, existe una gran dificultad para encontrar el piso de nuestros sueños. Pero para Pablo Iglesias e Irene Montero, la dificultad es menor. Este semana nos hemos sorprendido al ver que han comprado un chalé en Galapagar (Madrid) por algo más de 600 000 euros. Como es lógico, los adversarios políticos —y mediáticos— de la pareja han aprovechado la coyuntura para atacarlos despiadadamente. Ha sido tal el escándalo mediático, que incluso nuestros protagonistas han tenido que ofrecer un comunicado oficial de su vida privada para aclarar el entuerto y explicar cómo van a hacer frente al pago de la hipoteca. 

No creo que haya nadie en contra de que una pareja se compre la casa que desee y pueda pagar. Siempre y cuando hayan ganado el dinero de forma honesta. Y hasta que no se demuestre lo contrario, así ha sido. El único problema que hay con el pisito, es caer en el populismo. Nos hemos hartado de escuchar al líder de Podemos criticar a quienes se compran pisos caros pero, llegado el momento, ha claudicado. ¿Quién no recuerda aquel tuit del señor Iglesias criticando la compra del entonces Ministro de Economía, Luis de Guindos, de una vivienda por la misma cantidad que su chalé? No se puede ir de mesías de la decencia y la regeneración democrática e imitar el comportamiento de la casta. Incluso los compañeros de su propio partido se lo han recordado. Es muy fácil vestir con ropa barata comprada en hipermercados y criticar a los poderosos. Lo que es difícil es ser coherente. ¿Nos le da la sensación que toda esa crítica feroz es, simple y llanamente, envidia? Al final, como en la película, queda en el ambiente un halo de desesperanza brutal.

Piensen.
Sean buenos.

Hay algunas casas que son una ruina. Como la que había en Nueva Orleans, a la que llamaban The house of the rising sun. Es la canción regalo de hoy. Con todos ustedes: ¡The Animals!

domingo, 13 de mayo de 2018

Movimiento Incel

Es posible que usted no conozca a los incel. No se alarme. He de reconocer que yo, hasta hace bien poco, no sabía ni qué quería decir esa palabra. Es un acrónimo de involuntary celibacy, célibes involuntarios. Es decir, se refiere a quienes no tienen relaciones sexuales a pesar de desearlo. Son hombres heterosexuales y se caracterizan por ser misántropos, misóginos, racistas, apoyar la violencia contra las mujeres sexualmente activas y los hombres con éxito sexual. Unas joyas, vamos. Consideran que las mujeres les pertenecen, y si no consiguen su objetivo, se sienten justificados incluso para matarlas. ¡Escalofriante! Llegan incluso a plantear al Estado que imponga una ley que obligue a las mujeres a tener relaciones sexuales, imagino que con ellos, claro. En el colmo de su delirio plantean la proliferación de prostitutas o robots sexuales para satisfacerles.
Cuesta creerlo. Parece sacado de una novela de ficción, y no puede ser real. Pero parafraseando a nuestro gran humorista Mariano R. no es un asunto menor, o dicho de otra forma, es un asunto mayor. No piensen que son cuatro tarados. Muy al contrario. Son bastantes. Se reúnen en foros de internet compartiendo —o vomitando— su odio hacia las mujeres. Su oscuro objeto de deseo. No dejan de retroalimentar su ira. De hecho, son culpables de algunos atentados en masa, especialmente en Norteamérica. Es posible que usted recuerde el último atentado perpetrado en Canadá por un tipo que atropelló a diez personas. Era uno de ellos.

Estamos creando una sociedad terrible. Una sociedad en la que pensamos que todo nos pertenece, y cuando no lo tengo, me enfado y lo rompo... o la mato. No en vano, en España han aumentado las denuncias por violación ¡un 28%! Estamos convirtiéndonos en objetos de usar y tirar. Nuestros mandamases piensan que la mejor forma de erradicar esta violencia es a través de leyes. Yo discrepo. Pienso que la única forma de combatir a esta gentuza es a través de la educación. Y aquí nos encontramos con el gran problema. ¿Qué podemos esperar de un sistema educativo que únicamente ofrece derechos a los alumnos eliminando los deberes? Volvemos al principio del problema. Tenemos derecho a todo sin ninguna contrapartida. Excelente pues. Solo nos queda el consuelo de que la extinción está un día más cerca.

Piensen.
Sean buenos.

Todo lo que podamos decir de este tema suena tan irreal, que mi querida @BeatrizBagatela nos propone Hate, para compensar con la increíble voz, tan real de su cantante. Una mujer que expresa ese dolor de mujer que expresa la realidad. Con todos ustedes: ¡Cat Power!

domingo, 6 de mayo de 2018

Fin de ETA

Hoy tenemos una buena noticia. La banda terrorista ETA ha sido derrotada. Atrás quedan 60 años de horror dejando tras de sí un reguero de 853 víctimas —aunque las cifras bailan, dependiendo quién ofrezca los datos— y miles de heridos y amenazados. Especialmente duros fueron los llamados años de plomo, desde mediados de los 70 hasta principios de este siglo. Finalmente, mediante un comunicado el pasado 3 de mayo, ha anunciado su disolución, dando por terminado su ciclo histórico. Ya anunció en 2011 el cese definitivo de su actividad armada, y su desarme en 2017. Era pues el siguiente paso. El último, el definitivo. Y lo hace sin haber conseguido ninguno de sus objetivos: La independencia de Euskadi ni la anexión de Navarra. Éxito rotundo.
Es evidente que ha sido la democracia y el estado de derecho quienes han —hemos— derrotado a esta banda de asesinos. Y es para regocijarse. Pero hay quienes consideran que la carta que anuncia el final de la banda terrorista omite deliberadamente a determinadas víctimas, que no muestra arrepentimiento, ni colaboración con la Justicia para esclarecer algunos crímenes sin resolver, y por supuesto que mantendrá su interés en la independencia de Euskal Herria. Por tanto, es un engaño. Consideran, con bastante razón, que ETA ha dejado de matar, no por voluntad propia, sino porque en realidad, no puede cometer más atentados. Y eso es una magnífica noticia.

Sería de necios confiar en la palabra de unos asesinos confesos. No debemos olvidar. La ley debe seguir cumpliéndose. A rajatabla. Lo que es una magnífica noticia en cualquier lugar del mundo, en España se vive como un drama. Especialmente entre las asociaciones de víctimas del terrorismo, que clamaban por la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia; aunque en realidad, lo que han pedido siempre ha sido venganza. Querían ver a sus verdugos no juzgados, sino ajusticiados. Es lógico su malestar. Les han arrancado su leitmotiv. ¿Qué harán a partir de hoy? Lo que realmente es una desgracia es que en este puñetero país, todas las noticias deben politizarse hasta la nausea, y nuestros mandamases siempre tratan de sacar rédito político. Aún así, y con toda la cautela, yo me alegro de que esta gentuza haya decidido dejar de matarnos. ¿Y usted?

Piensen.
Sean buenos.

Siempre que pienso en alguna canción pacifista pienso en la misma. Sunday bloody Sunday. Una de mis canciones favoritas. De siempre. He seleccionado la versión de Live Aid de 1985 que los encumbró a la fama. La interpretación es majestuosa. Y la batalla no ha hecho más que comenzar. Hay muchas pérdidas, pero ¿puede alguien decirme quién ha ganado? Las trincheras cavadas en nuestros corazones, y los hijos de las madres, los hermanos, las hermanas separados... Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=lVj7J-78Gu8

viernes, 4 de mayo de 2018

Pasillo al Barcelona

A falta de tres jornadas, el FC Barcelona ha entonado el alirón que lo proclama campeón de LaLiga 2017/2018. Ha sido un torneo ganado con absoluta autoridad. Junto a la Copa del Rey, ganada de manera contundente en la final frente al Sevilla FC, completan una excelente temporada para el conjunto azulgrana. Enhorabuena pues a los culés. Ahora es tiempo de celebraciones. La tradición dice que cuando un equipo gana un título, el equipo rival, en el siguiente partido, hace un pasillo para homenajear a los campeones. Reconocen que han sido superiores y se celebra con ellos. Es lo que hace grande precisamente al deporte.
Y aquí llega el problema. Este domingo, se enfrenta en el Nou Camp, el Barça y el Real Madrid. Pero, en esta ocasión, el Real Madrid ha manifestado a través de su entrenador, Zinedine Zidane, que no harán pasillo. Imagino que aún les dura la rabieta, puesto que en el anterior Clásico, disputado en el Santiago Bernabéu, el conjunto catalán no hizo el correspondiente pasillo al Real Madrid, que acababa de ganar el Mundial de Clubes. Alegaban los barcelonistas que al no ser una competición que ellos disputaran, no debían hacer pasillo. Mal entonces... y peor ahora.

Enemigo en la contienda, cuando pierde da la mano sin envidias ni rencores, como bueno y fiel hermano recita el himno del Real Madrid. La forma de demostrarlo es comportándose con elegancia y señorío. Da igual lo que diga el entrenador. Por encima de él siempre hay un superior que pueda explicarles el comportamiento del club. Y les diré una cosa más. Si de mí dependiera, no solo haría el pasillo al Barcelona, sino que después pediría a Andrés Iniesta que pasara él solo por el pasillo. No considero a Iniesta el mejor jugador español ni de lejos, pero sí le debe España el gol que nos dio nuestra única Copa del Mundo. Aprovecharía que es la última vez que el Real Madrid se enfrenta a Iniesta para homenajearlo debidamente. De esta forma el Real Madrid acreditaría su elegancia. Lo demás son pataletas de niñatos consentidos.

Piensen.
Sean buenos.

Si vamos a hablar de fútbol, la canción que debe sonar es You'll never walk alone. Impresionante como suena en Anfield. Con todos ustedes: ¡Gerry & the Pacemakers!
https://www.youtube.com/watch?v=OV5_LQArLa0

domingo, 22 de abril de 2018

Juguetes rotos

Jesé Rodríguez es —o era— un jugador de fútbol. Cuando militaba en el Castilla, batió el récord goleador en una temporada que ostentaba una leyenda blanca, Emilio Butragueño. A sus 25 años tiene un palmarés envidiable: Dos Copas de Europa, un Mundial de clubes, una Supercopa de Europa, una Liga, una Copa del Rey, todas ganadas con el Real Madrid; y una Copa de la Liga y una Supercopa de Francia con el Paris Saint-GermainAlgunos aseguraban que era el futuro sustituto de Cristiano Ronaldo. Pero algo se torció. Tuvo una grave lesión y no volvió a ser el mismo. Fue traspasado al PSG, donde no triunfó dejando más escándalos que goles. Tras una cesión a la U.D. Las Palmas, con más pena que gloria, este año recayó en el Stoke City, y según cuentan los medios ingleses, será despedido, hartos de sus desplantes, envuelto en agrias polémicas ajenas al fútbol. Es un juguete roto. 
No es un caso excepcional. En todos los ámbitos nos podemos encontrar casos semejantes a este. Suelen ser jóvenes que han ganado una elevada cantidad de dinero muy rápido y no han sabido administrarlo con cabeza: Deportistas de alto nivel, actores, gente del mundo de la televisión y la farándula... En alguna ocasión suele aparecer en los medios de comunicación algún famoso que se encuentra solo, arruinado, triste, al borde de la depresión o que ha muerto en el más absoluto de los olvidos. Sin ir más lejos, por el albergue de personas sin hogar donde trabajo, han pasado músicos de bandas internacionales famosísimos, cuyas canciones nos sabemos todos; personajes de la televisión y del mundo del espectáculo. Si yo les contara... No es oro todo lo que reluce. Resulta dramático verlos llegar a nuestro centro, totalmente abatidos. Con la sensación de haber tocado fondo.

Esta es la sociedad que hemos creado. Todos somos responsables. La trituradora de carne. Los utilizamos para hacernos reír, y cuando nos cansamos de sus gracietas, los despreciamos. Que pase el siguiente. El espectáculo debe continuar. No todos saben asumir ese paso a un lado y terminan devorados por el alcohol o las drogas. O participando lastimeramente en programas de telerrealidad, enfangándose aún más. O sencillamente olvidados. Pero ¿a quién le importa? Son solo unos peones en la partida de nuestra vida. Quizá hoy me sienta demasiado sensible, pero a mí me duele ver a alguien destruido, o cuando llegan al albergue donde trabajo. En ese momento se sienten los seres más despreciables del mundo. Es terrible cuando han tenido tantas posibilidades y no las han sabido aprovechar. Quizá si en lugar de inculcar a nuestros hijos que deben buscar el éxito, el dinero, el lujo, o el reconocimiento banal, les enseñáramos a tener valores, alguno se podría salvar.

Piensen.
Sean buenos.

La canción de hoy viene de mi musa musical. Doña @BeatrizBagatelaFast fuse. Gran acierto, como siempre. Oh nena, yo nací con una mecha rápida. No tengo tiempo para amar, solo una ciudad para abusar. Magnífico. Con todos ustedes: ¡Kasabian!
https://www.youtube.com/watch?v=sX_TqlMJJ_s

domingo, 15 de abril de 2018

En defensa propia

En 2015, unos asaltantes entraron en el domicilio de unos ancianos. En la casa estaba Jacinto, de 80 años, su mujer de 69, y su cuñada de 64. Los ladrones portaban una pistola —que posteriormente resultó ser falsa— y un formón. Agredieron a Jacinto y a su mujer y los amenazaron con matarlos si no les entregaba el dinero. La mujer de Jacinto sufrió varios hematomas y heridas. Durante  el asalto, Jacinto simuló ir a por el dinero que guardaba en un armario, pero logró agarrar una pistola que tenía escondida —no tenía permiso de armas— y disparó dos veces. Uno de esos disparos alcanzó a uno de los ladrones, lo que provocó su muerte. Esta semana hemos conocido la sentencia. Condenado a dos años y medio de cárcel y a abonar 20 000 euros a la madre del finado en concepto de indemnización.
La sentencia considera probado que Jacinto sufrió un atraco y peligraba su vida, por lo que aplicaron la eximente incompleta de legítima defensa. Imagino que por eso la condena es tan liviana. La acusación particular solicitaba diez años de cárcel y 70 000 euros de indemnización. Asegura la sentencia que el acusado podía haber utilizado otras alternativas igualmente efectivas para salvaguardar su integridad física y la de su esposa evitando la muerte del fallecido. Tuvo suerte el bueno de Jacinto. Su señoría se ha apiadado de él y deja en suspenso la tenencia ilícita de armas bajo el compromiso que no delinca más. Como ven, todo es un despropósito.

Creo que todos hemos aprendido la lección. A partir de ahora, si nos atracan en casa, debemos servirles un aperitivo y facilitar a los ladrones nuestro dinero. Si por un casual resultamos heridos, no debemos denunciar, puesto que podríamos ser condenados por golpear de manera insistente los objetos contundentes que portaran los asaltantes. Lo grave es que el mensaje que se envía a la sociedad es que los malos están más protegidos que los buenosQue vivimos en un sistema jurídico excesivamente garantista, en el que una víctima debe indemnizar al verdugo. Y da carta blanca a los hampones. Es evidente que hay otras alternativas a matar a un hombre. Nadie en su sano juicio desea la muerte de otro, pero esto es una locura. Vivimos en una sociedad corrupta. No sé porqué, pero estoy convencido de que el gobierno indultará antes a un político corrupto que a Jacinto. Como siempre, soltaremos a Barrabás.

Piensen.
Sean buenos.

Hay una canción que siempre que la escucho me enoja. Bullet the blu sky. Me hace moverme de mi asiento. Me hace sentir mal. Habla acerca de las injusticias. El artículo de hoy me parece una injusticia horrible. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 8 de abril de 2018

De políticos y másteres

Todos sabemos que los políticos no necesitan formación para ejercer. Por supuesto que es lo deseable, pero hasta el momento, nadie les ha exigido unos conocimientos mínimos para alcanzar sus metas. Se puede ser concejal, alcalde, diputado, senador, e incluso presidente del gobierno sin saber hacer la O con un canuto. Desgraciadamente ocurre en más casos de los que imagina. Es evidente que basta con tener el carné del partido entre los dientes y aplastar a los compañeros para medrar. ¿Qué necesidad hay entonces de falsear el currículo? Solo se me ocurre, teniendo una mente perversa, que precisen una determinada preparación académica, por si llegado el caso, abandonan la política y necesitan esos títulos para su inclusión en los consejos directivos de grandes empresas. Pero seguro que eso no ocurre nunca. Soy un malpensado...

En el caso de la presidente de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, lo que más asquea es que haya sido a través de una universidad pública. Me apuesto con ustedes un guisante a que la historia termina de la siguiente manera. Presentará su dimisión, sin reconocer su culpa, alegando errores ajenos, asegurando que es para evitar perjudicar a su partido. Por supuesto, incluirá la célebre muletilla por si ha podido alguien sentirse ofendido. Lo más cómico de esta situación ha sido la cantidad de políticos que han rebajado sus currículos tras el escándalo. Bochornoso. Estoy convencido de que cualquiera de nosotros guarda en casa cualquier documento acreditativo —sin falsificar— que atestigüe la realidad. Pero estos políticos, solo tienen un único objetivo: Lucrarse, y vivir sin dar golpe, a través de sus cargos. Que no le engañen.

Aterroriza que mientras nuestros políticos engordan de manera espuria sus currículos, nuestros jóvenes deben restarse méritos para poder optar a trabajos de menor cualificación. No solo deben endeudarse, esforzarse y estudiar, sino que una vez que lo logran, deben ocultarlo para poder trabajar en restaurantes de comida rápida. Otros, a pesar de su excelente formación, deben acudir a los comedores de Cáritas. El mensaje que envían los poderosos es diáfano. Son una clase elegida, la elite, y pueden hacer lo que les plazca, mientras nosotros, el populacho infecto, debemos trabajar lo indecible para alcanzar nuestras metas... si cuentan con el visto bueno de los políticos. ¿De verdad que nuestros dirigentes no se dan cuenta de la cantidad de dinero que invertimos en educación para que luego deban emigrar nuestros mejores talentos? No creo que sea el único al que se le queda cara de idiota cuando lee noticias como esta en los diarios. Pero no se preocupe, la noticia de la semana es que el señor Ronaldo marcó un golazo. Es el momento de decir basta y exigir que todos los políticos sinvergüenzas abandonen sus escaños. O ¿vamos a seguir con la farsa?

Piensen.
Sean buenos.

Hablando de másters, se me ha ocurrido incluir Master of Puppets como canción regalo. Una canción potente. Hace referencia al control de las drogas sobre los adictos, pero se podría aplicar al control que hacen nuestros políticos con el populacho. Con todos ustedes: ¡Metallica!
https://www.youtube.com/watch?v=kV-2Q8QtCY4