domingo, 25 de diciembre de 2016

Criterio personal

El otro día iba paseando con mi maravillosa mujer —a quien venero— y mis hijos por la calle. De pronto oí a los niños canturrear una canción. Reconozco que al principio no les presté mucha atención. Era una canción que no conocía en absoluto. Desgraciadamente no estaban interpretando ningún temazo de U2 o de los Rolling Stones. Supuse que era la típica canción que suena por la radio dirigida a prepúberes. Estaban los dos cantando y me hizo gracia el dúo —dueto lo llaman ahora los posmodernos trasnochados— que habían creado. Hasta que presté un poco de atención a la letra de la canción... Era terrorífica. Insistía la canción en que había que pegar a una mujer porque iba a por todas.


Inmediatamente hablé con ellos. Me contaron que es lo que está de moda ahora. Tiene mucho ritmo y todos los chicos de sus clases lo cantan y bailan. Les pedí más canciones y todas tenían el mismo patrón. Todas hablan de tratar a la mujer como un objeto que hay que usar y que,    cuando ya no lo quieres, lo tiras. Como un trasto viejo. ¿Así es como quieres que te traten? pregunté a mi hija de 10 años. A lo que ella medio asustada, respondió que no en absoluto. Mi hijo, de 13, me respondió exactamente lo mismo. Él no puede siquiera imaginar tratar a sí, no a una mujer, sino a cualquier persona. ¿Entonces qué es lo que cantáis? les advertí.

Estas canciones hacen apología de la violencia contra las mujeres sin ningún pudor y no hacemos nada para evitarlo. ¿De verdad somos tan idiotas? Poco a poco sus mensajes calan entre los chicos que no tienen todavía muy claro lo que es criterio personal. Se dejan influenciar por su grupo de iguales empapándose de unos mensajes espantosos. Luego nos rasgamos las vestiduras con los casos de violencia de género. Evidentemente, no es definitivo que quien escucha estas canciones sea un asesino, pero sí que empieza a crear estereotipos en los jóvenes. Y mientras, nosotros los padres, como siempre, o casi siempre, ajenos a todo. En la inopia. ¡Que Dios nos pille confesados!

Piensen.
Sean buenos.

Hoy es el cumpleaños de mi mujer. Sí. Coincide con la Navidad. Así que he elegido un pequeño detalle en forma de canción regalo. Es una de nuestras canciones favoritas. All I want is you. Escuchen la primera frase que dice Bono antes de empezar la canción. Con todos ustedes: ¡U2!





domingo, 18 de diciembre de 2016

Educación en diferido

Cuando tenía 8 años se nos ocurrió un juego a mi amigo César y a mí. Consistía en que cuando viéramos un calvo, lo llamaríamos cabestro. No teníamos ni idea de lo que era. Simplemente nos encantaba la sonoridad de la palabra. Ca-bes-tro. Un día saliendo de casa vi un calvo. Grité fuerte: ¡Cabestro! Cuando me di la vuelta, con la sonrisa en la cara, aún terminando la última sílaba, me encontré un contundente bofetón de mi padre. No hizo falta mucho más. No se debe faltar el respeto a los demás. Aprendí muy rápido. Lección aprendida.
Esta semana he conocido a un mozalbete de 20 años, llamado MrGranbomba, que es, o era, youtuber. Parece ser que tras el revuelo mediático generado ha decidido cerrar su canal y sus redes sociales. Reconozco que nunca antes había oído hablar de él. Según he podido averiguar su único oficio era subir vídeos a YouTube realizando bromas de cámara oculta, mofándose de la gente por la calle, insutándolas sin motivo, para ver su reacción. Lo curioso es que tenía más de medio millón de seguidores. Como es lógico, monetizaba las visitas a su canal. Ganaba dinero con estos vídeos. En una de sus últimos vídeos trató de hacer una broma a un trabajador llamándole caraanchoa. Éste se molestó, y aunque trató de convencerle de que era una broma y un trabajo para la universidad no lo consiguió. El resultado fue contundente. El tipo le propinó una sonora bofetada al niñato. Si no lo han visto, se lo recomiendo. El sonido del sopapo es sencillamente embriagador. Casi hipnótico.

No vamos a justificar nunca una agresión. Eso es evidente. No creo que nadie en su sano juicio defienda la violencia. Pero ¿no es eso precisamente la esencia de este tipo de bromas? ¿No es llevar a la víctima al extremo y ver su reacción? En este caso, el bromista encontró la horma de su zapato. Provocó a un tipo por la calle y le dio un tortazo. Era una posibilidad. Es semejante a los deportes de riesgo. La esencia es la subida de adrenalina. Si le da miedo hacer puenting, súbase a un tobogán infantil. Es un mal endémico de esta generación. Piensan que el mundo les pertenece. Que pueden hacer lo que gusten sin ninguna repercusión. No son conscientes de las consecuencias de sus actos. Solo conocen sus derechos pero ningún deber. Permitimos que nuestros hijos hagan todo porque si no coartamos su libertad y podemos provocarles traumas. ¡Qué gran error! Parafraseando a Mª Dolores de Cospedal, recibió una educación en diferido. Lo que no le han enseñado sus padres cuando era pequeño se lo ha enseñado la vida. Y claro, ser educado, duele.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy viene de la mano de doña @RaquelMtnez_tv y es Numb. Todo lo que quiero hacer es ser más parecido a mí y ser menos como tú. Con todos ustedes: ¡Linkin Park!
https://www.youtube.com/watch?v=kXYiU_JCYtU

domingo, 11 de diciembre de 2016

Wanda Metropolitano

Quienes me conocen saben que soy un fiel seguidor —y en algunas ocasiones sufridor— de mi querido Racing de Santander. No soy seguidor del Atlético de Madrid, pero es un equipo al que quiero por muchas razones y por afinidad con grandes y viejos amigos. Este cariño no me ha cegado y siempre he criticado lo mismo del Atleti. Su falta de ambición y su conformismo. El día que don Vicente Calderón autoproclamó al equipo como El Pupas, achacando todos sus males a la mala suerte, se confeccionó una gran mentira, en la que los seguidores del equipo creyeron a pies juntillas. Todas las derrotas, la ausencia de títulos, se justificaban con ese pueril argumento. El binomio se completaba con una frase más poderosa aún. Tenemos la mejor afición. ¿Qué más da entonces ganar si hemos animado mejor que el rival? Ser del Atleti es apelar a un sentimiento.
Parecía que con la llegada del Cholo Simeone al banquillo, se enderezaría el rumbo, y por fin, tras una enorme travesía por el desierto, llegaron los títulos: una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España, una Liga Europa y una Supercopa de Europa. Se llegó dos veces a la final de la Copa de Europa con el resultado conocido por todos. Se perdió de forma dolorísima. Cruel incluso. Pero la afición incomprensiblemente salió contenta porque sus jugadores habían luchado. Esta indolencia es la que define a un equipo mediocre. Si el perdedor hubiera sido el Madrid, el Barça, el Bayern, sus aficionados nunca estarían orgullosos. Estarían abatidos. Y con razón.

Y llegó el momento de crecer. Tras cincuenta años, llegó el momento de cambiar de estadio. Se pasaba del Vicente Calderón a uno nuevo. Y ¿qué han hecho sus responsables? Destruir de un plumazo el sentimiento de la afición llamando al estadio Wanda MetropolitanoUn nombre que no gusta a nadie. Es evidente que hay que acatar las órdenes del que paga, pero elegir un nombre tan horroroso y sin apenas vinculación con los aficionados es casi un ultraje. Los propios aficionados del Atleti pedían un nombre más emblemático. ¿Y hay alguien más emblemático para los aficionados atléticos que Luis Aragonés? Los gestores atléticos, haciendo oídos sordos a sus aficionados, se han vendido a una empresa china, que no tardará en bajarse del barco abandonando al club a su suerte. Para completar el horror, han cambiado el escudo, afeándolo bastante. Parece que el tradicional oso que representa la ciudad de Madrid ha sido cambiado por un popular oso panda chino... En fin, cosas del fútbol. Poderoso caballero es don dinero. No tomen esto como una crítica sin más. Ojalá es Atleti vuelva a dar alegrías a sus aficionados. Espero que los atléticos corrijan pronto este rumbo errático. Sin títulos y sin sentimientos, el acta de defunción del equipo está más cerca que lejos.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy tiene un significado importante. Doña @BeatrizBagatela, que no sabe, o no quiere distinguir un balón de un dado, y por tanto el mundo del fútbol le importa más bien poco, me ha propuesto un temazo: Reflektor. En el fondo el fútbol es un reflejo de la sociedad. Todos tenemos un precio. Con todos ustedes: ¡Arcade Fire!
https://www.youtube.com/watch?v=7E0fVfectDo




domingo, 4 de diciembre de 2016

Prejuicios

Esta semana, coincidiendo con la campaña Nadie sin Hogar organizada por Cáritas, fui a un colegio a hablar a alumnos de 5º, 6º de Educación Primaria y de 1º de ESO, sobre Personas sin Hogar. Estuve acompañado por dos personas que ya han pasado por el albergue donde trabajo y que también dieron su experiencia. Nuestra intención era explicar a los más pequeños que hay gente sin hogar. Aunque cueste creerlo, con esta manía tan actual de ocultar el sufrimiento, los niños —y niñas me recordarán los posmodernos trasnochados— no son conscientes de que hay más de 40 000 personas sin hogar en España. Aparte del millón y medio que vive —o malvive— en infraviviendas. Unas cifras aterradoras. Como reza la campaña de este año, el objetivo es hacer visible a la sociedad las personas sin hogar.


Una de las cosas que más nos sorprendió, fueron las preguntas y los comentarios de los niños. Sobre todo por su dureza. Aseguraban que había personas normales que se disfrazaban con harapos para así engañar a la gente y mendigar. Todavía no sabemos quiénes son esas personas normales. Tampoco comprendían cómo los pobres, que no trabajan, y por tanto, no cotizan, pueden ir al médico. Ignoran qué es la asistencia sanitaria universal. La palabra solidaridad para esta generación está hueca. Otra de las cuestiones que más nos llamó la atención fue que nos preguntaran porqué los niños pobres iban al colegio, si no tienen dinero para comer. Cuando les expliqué aquello del derecho a la educación, contestaron muy airados que en ese caso, fueran a un colegio público. Asombroso. Los niños de hoy, el futuro de nuestro país, creen que las personas sin hogar son unos mentirosos y unos sinvergüenzas. Por eso tienen lo que se merecen. Incluso planteaban aislarlos en guetos.

No me creo que estos niños hayan llegado a esas conclusiones por sí mismos. Es evidente que alguien les han inculcado estas ideas descabelladas. Los niños son reflejo de sus padres. Es sencillamente vergonzoso. Indignante. Produce asco y náusea. Somos unos seres despreciables. Nosotros, los padres, estamos creando monstruos egoístas. Sobreprotegemos a los niños innecesariamente llenando sus cabecitas de prejuicios. El cinismo es brutal. Luego lavamos nuestras conciencias donando un kilo de macarrones en la campaña de Navidad —y si es posible de marca blanca, que es más barata—.  Como son pobres no merecen nada más. Quienes actúan así serán los mismos que dan un euro al pobre en la puerta del supermercado. Lamento informarles de que la limosna debe doler. No es dar lo que sobra, sino lo que necesitas. Por supuesto, mientras, seguimos comprando todos los caprichos que se nos antojan. Lo que piden las personas sin hogar es dignidad. Derechos. ¡Sus derechos! De nada valen las campañas, ni las buenas intenciones si seguimos trasmitiendo a nuestros hijos que las personas sin hogar son chusma. Y no es cuestión de decirlo por ser políticamente correcto. Es la realidad. Y una advertencia. Dios no lo quiera, pero no se crean que ninguno de ustedes está libre de quedarse sin hogar mañana.

Piensen.
Sean buenos.

Hablando de pequeños, se me ha ocurrido incluir como canción regalo De mayor. Porque de pequeño me enseñaron a querer ser mayor y de mayor quiero aprender a ser pequeño. Con todos ustedes: ¡Bunbury!




domingo, 27 de noviembre de 2016

Acomplejados

Pues ya pasó el Black Friday, o Black Fraude como lo llamo yo. Ya saben, esa costumbre estadounidense que marca el inicio de la temporada navideña con grandes descuentos por parte de las grandes superficies y tiendas minoristas. Gracias a las nuevas tecnologías, se ha extendido rápidamente por el resto de países. Hay quienes aseguran que el origen del término indica la fecha en la que los grandes almacenes cambiaban el color de sus cuentas. Pasaban del rojo al negro gracias al superávit... La dupla se complementa con el Cyber Monday para persuadir al populacho de que compre por internet. Ambas mueven cifras mareantes. Los estadounidenses llegaron a gastar 60 000 millones de dólares.
En nuestro país, se calcula que cada español se gastó una media de 145 €. La mayoría de ese dinero en ropa y en productos de electrónica. Es una moda muy actual, apenas lleva 5 años en España. Pero ha venido para quedarse. Como ya pasó con Halloween, con el mannequin challenge, con los runners, con los selfies... Como todo lo que procede allende los mares. Tiene algo irresistible. No nos negamos a ello. Lo asumimos como borregos. No me sorprendería que el año que viene celebráramos el Día de Acción de Gracias. Vayan comprando pavo... 

No insinúo que todo lo foráneo sea malo. Solo una mente cerril podría pensar así. Quizá nos falte algo de criterioEs lo que tiene vivir en un país acomplejado como España. Un país que renuncia a su rica historia porque nos avergonzamos de nosotros mismos. Estoy convencido de que si los ingleses hubiesen descubierto América, hoy viviríamos en el año 524 de la era moderna. Todo lo que recuerda a España tiene el adjetivo de casposo. Somos un país empeñado en enfrentarse consigo mismo. En el que eres de izquierdas o de derechas. Monárquico o Republicano. Del Madrid o del Barça... Por supuesto, con todos los clichés asociados. Donde el otro siempre será su enemigo. Somos especialistas en la ruindad. Incapaces de construir. Nuestro único objetivo es destruir al rival, al oponente. Ninguno quiere cooperar con el otro. Intentar construir un país en el que sus habitantes estén orgullosos de serlo y donde se eliminen las injusticias. Sin necesidad de copiar todas las tonterías que se les ocurra a los yanquis para adquirir una identidad.

Piensen.
Sean buenos.

Hoy la musa musical doña @BeatrizBagatela nos regala Supersoaker. Con un ritmo musical ligero, como la ligereza con la que nos implantan las cosas. No todo lo estadounidense es malo. Ellos nos regalaron el rocanrol. Con todos ustedes: ¡Kings of Leon!
https://www.youtube.com/watch?v=izzY55ACUQo




domingo, 20 de noviembre de 2016

Criogenización

Los medios británicos llevan unos días sorprendidos ante una noticia. Una niña de 14 años que sufría un extraño tipo de cáncer y a quien los médicos le habían determinado poco tiempo de vida, tomó una decisión controvertida. Decidió criogenizarse, es decir, congelar su cuerpo tras su muerte durante un tiempo indeterminado, a fin de que dentro de unos años, la ciencia encuentre un remedio a su enfermedad. Cuando esto ocurra, se le despertará —resucitar, decíamos antes los clásicos— para que pueda vivir con dignidad. La madre estaba de acuerdo con la petición de la hija, mas no así el padre. Por lo que comenzaron una batalla legal para tomar la terrible decisión. Finalmente, un juez decidió conceder los deseos de la niña. Tras el fallecimiento de la menor su cuerpo ha sido enviado a Estados Unidos, a un centro especializado en estos menesteres, por el módico precio de 43 000 euros.

Es evidente que el hecho es un auténtico brindis al sol. Hoy, no sabemos si será posible cumplir el sueño de esta niña. La ciencia no ha avanzado lo suficiente y no sabemos a ciencia cierta si logrará curar todas las enfermedades. Es una posibilidad, y como tal hay que tomarla. Hay quienes, en la cima de lo absurdo, aseguran que llegaremos a ser inmortalesAún así, los partidarios de la acción de la niña hacen hincapié en su valentía. En su determinación ante un hecho tan trascendental como es la muerte a su corta edad. El miedo es libre y cada uno puede hacer lo que quiera. No estamos aquí para juzgar a nadie. Es duro perder un ser querido, máxime cuando es tan joven. Pero no parece muy descabellado pensar que estas empresas son un timo en toda regla. Nadie le asegura que vayan a cumplir su parte contratada. Eso sí, el dinero, por adelantado. Y no es una bagatela. Que se mueran los pobres.

Yo me pregunto para qué se le resucitará dentro de, digamos, 200 años. Sus padres, hermanos, y demás familiares habrán muerto y, se encontrará sola en un mundo que no conoce y en una época que no es la suya. Estaría tan perdida como Leonardo da Vinci en nuestro mundo. Lamento informarles a los optimistas que la muerte es real. Existe. Aunque cerremos los ojos e inventemos mil inventos, vamos a seguir muriendo. Es la consecuencia lógica de nuestra sociedad. Nos negamos a aceptar el sufrimiento. Es algo que hemos desterrado de nuestro vocabulario y de nuestras mentes. Nos hemos empeñado en vivir en sociedades hermosas, pero ficticias. Donde todo lo que no nos guste lo eliminamos. ¿Ve usted los millones de muertos de hambre en el mundo? ¿O incluso las personas sin hogar de su barrio? Seguimos queriendo jugar a ser Dios. Cuanto más alto, más dura será la caída.

Piensen.
Sean buenos.

Tratándose de inmortalidad. Mi musa @BeatrizBagatela propone como canción regalo Who wants to live forever de la banda sonora original de la película Los Inmortales. ¿Quién quiere vivir para siempre? Ante situaciones como esta, solo una canción épica como esta puede  acompañarnos. Con todos ustedes: ¡Queen!

domingo, 13 de noviembre de 2016

Megusta

El otro día tuve la fortuna de poder recoger a mis hijos del cole. Como es habitual, siempre voy escuchando la radio mientras conduzco. Para colmo de mi felicidad sonó U2 por los altavoces del coche. Como es lógico subí el volumen para disfrutar de mi grupo favorito. Y aquí llegó la sorpresa. Mis hijos me dijeron que esa música era muy mala. Sorprendido ante tamaña afrenta les pregunté en qué se basaban para afirmar semejante despropósito. Su explicación fue contundente. En YouTube tienen menos Megusta que algunas canciones que les gustan a ellos. Es decir, para ellos, la calidad de una canción se mide por la aceptación en las redes sociales. Inmediatamente los corregí de su enorme error. Les expliqué que mi generación no escucha canciones en YouTube, o no lo indica con los megusta.
Y ese es el problema. Esta generación valora la calidad en función del éxito en las redes sociales. El ejemplo más evidente son la cantidad de programas de televisión en busca de estrellas. Como era de esperar, no aparecen, porque no tienen talento, pero tienen miles, o millones de seguidores, que en el fondo es lo que buscan. Todo está basado en productos precocinados. Uno de los problemas más importantes es que nuestros hijos busquen de manera errónea la aceptación de su grupo de iguales en internet. Cuantos más megusta, más guay eres. ¿Se imaginan hasta donde pueden llegar unos niños de 12 o 13 años —cuya madurez todavía no es la más idónea— por intentar alcanzar esa utopía? Luego nos sorprende la cantidad de niños víctimas de chantajes sexuales. En el fondo es una forma de buscar esa aceptación.

No nos damos cuenta, pero nuestros hijos están siendo adoctrinados por personajes de medio pelo, a los que llaman influencers. La mejor traducción que he encontrado de este palabreja es cantamañanas. A través de canales de YouTube les indican lo que les tiene que gustar y lo que no. Se han convertido en los modelos a seguir de nuestros hijos. Y los imitan a su forma. Suben a la red —a pesar de no tener edad legal para hacerlo—todos sus éxitos o hazañas en las redes. Y su única finalidad es obtener más megusta que sus compañeros. De esta forma alcanzan el nirvana. Esto solo es la punta del iceberg. Todo esto, bajo la absoluta ignorancia de los padres. Permítame una pregunta. ¿Sabe usted qué hace su hijo cuando navega por la red? No es cuestión de fiscalizar a sus hijos, pero sí de preocuparse por ellos y ver dónde están. Yo recuerdo que mi madre me preguntaba todos los días que dónde había estado la noche anterior, con quién y qué había hecho... Han cambiado los tiempos. ¿Nos hemos adaptado?

Piensen.

Sean buenos.


Como hace pocas fechas ya incluí una canción de Don Leonard Cohen, no quería repetirme, así que he optado por incluir El club de los imposibles, porque cuando dice que aspiremos fuerte el napalm, que huele a victoria en Apocalypse Now, solo puedo pensar en el terror que me da la victoria de Trump. También es mi homenaje al recientemente fallecido Perico Fernández, campeón del mundo de boxeo. Con todos ustedes: ¡Bunbury!



domingo, 6 de noviembre de 2016

Huelga de deberes

Según la OCDE los alumnos españoles de 15 años, tienen una media de 6,5 horas de deberes a la semana. Muy lejos de las 4,9 horas que tienen los países europeos. La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) considera que son excesivas y ha convocado una huelga de deberes para todos los fines de semana de noviembre. Proponen que en lugar de hacer los deberes, la familia charle de temas de actualidad, visiten museos, preparen la cena, vean una película juntos, o escriban una carta a los abuelitos... El objetivo es que los padres —y madres me corregirán los posmodernos trasnochados— recuperen el tiempo familiar que les corresponde. Es cierto que algunas comunidades autónomas están racionalizando estos deberes, pero no es suficiente. Desde la CEAPA llegan a plantear que desaparezcan por completo. Los maestros están en desacuerdo con esta huelga. Son conscientes de que hay un problema, pero consideran que una guerra no ayuda a nadie. Proponen abrir un debate, plantear el modelo educativo y revisar el sentido de las tareas escolares. 



Hay quienes todavía creen en los duendes o los unicornios. Imagino que son los mismos que opinan que los deberes son castigos que mandan los maestros a los niños, o sirven para completar el temario no explicado en clase. Quizá no se hayan planteado que los mayores expertos en educación son, precisamente, los docentes. Seguro que su función no es fastidiar a su hijo. Estos deberes sirven para complementar el trabajo de clase y para incorporar hábitos de estudio necesarios en la educación superior. ¿O piensan que cuando acudan a la universidad aprobarán solo con asistir a clase? Por supuesto que hay que racionalizar los deberes escolares, pero más urgente que todo eso es cambiar el sistema educativo que hay en España, que ya ha demostrado año tras año que es un fracaso. Para esto hace falta la participación de todos los interesados. Pero para eso hay que implicarse... ¿Acabo de inventar una palabra? Doy por sentado que todos ustedes acuden a los consejos escolares para preocuparse por la educación de sus hijos, ¿verdad?

Es curioso como muchos padres enarbolan la bandera del derecho innegociable del ocio de sus hijos, pero tras las clases les apuntan a fútbol, inglés —habría que preguntarnos porqué la mayoría de los alumnos debe acudir a academias, pero eso sería otro debate—, patinaje, bailes de salón, pintura, o un sinfín de actividades extraescolares... ¿Esto es ocio? ¿O es simplemente una guardería de hijos mientas sus padres trabajan? A lo mejor estos papás tan concienciados luego no tienen tiempo de estar con sus hijos porque la conciliación familiar es un tema tabú en nuestro país. O porque cuando llegan a casa se dedican a jugar con su teléfonos móviles de última generación, o a ver la serie a la que están tan enganchados, o vaya usted a saber qué...  Y luego nos sorprendemos cuando una niña de 12 años muere tras un coma etílico. Algo me dice que muchos padres no quieren que sus hijos lleven tareas a casa para no tener que pasar más tiempo con ellos y así dedicarse a sus caprichos. De esta forma pueden ver el fútbol tranquilos, o ir al gimnasio, o jugar al pádel... 

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es una maravilla, cortesía de @BeatrizBagatela. Su título lo dice todo. Are you lost in the world like me. El vídeo es sencillamente brutal. De obligado visionado. Nada más que añadir. Con todos ustedes: ¡Moby & The Void Pacific Choir!


domingo, 23 de octubre de 2016

País de viejos

Según ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) en sus previsiones demográficas para los próximos cincuenta años, España se convertirá en un país viejo y solitario. Se calcula que en 2066, cinco millones y medio de personas vivirán solas. La tasa de mayores de 65 años casi se duplicará en este tiempo. Pasará de 18,7% al 34,6%. A estos datos hay que añadir un descenso importante en la población. Si continúa la tendencia actual, España pasará de los 46,4 millones de habitantes actuales, a 41 millones. El instituto estadístico, tras sesudas deliberaciones, ha llegado a la conclusión de que la causa de la reducción de la población es debida al aumento de las defunciones, al descenso de los nacimientos, junto a la reducción de la inmigración. Recuerde que hay gente que cobra por esto...

A todo esto hay que sumar la edad media de la maternidad, que pasará de los 31,9 años actuales a los casi 33. El número de mujeres en edad fértil bajará en más de 3,5 millones. Por otra parte, lo que a priori parece una buena noticia, se ha convertido en algo trágico. La esperanza de vida ha aumentado ostensiblemente. Los hombres alcanzarán los 88,5 años, mientras que las mujeres, 91,6. Es decir, 8 y 6 años más respectivamente con relación al dato actual. Una barbaridad. Los mayores de 100 años pasarán de los 16 000 actuales a ¡222 000 en 2066! ¿Alguien me puede explicar como se va a mantener el sistema de pensiones a partir de ahora?



Lo que es terrorífico es que a pesar de estos datos, las políticas en favor de la familia sean de chiste. Vivimos en una sociedad en la que lo único importante es el individuo, en el que tener hijos se ha convertido en algo heroico. Las ayudas gubernamentales en pro de la natalidad son casi inexistentes. Si usted decide ser familia numerosa debe soportar comentarios sobre si tiene tele en casa, o si es del Opus o los Kikos. Si se plantea adoptar vaya preparando un saco de dinero y el esfuerzo de años que pueden resultar baldíos. El término conciliación familiar es una utopía. La igualdad entre hombres y mujeres se queda en el lenguaje no sexista y en teléfonos de dudosa utilidad. Y aún hay gente que se asombra de que nuestros jóvenes preparados emigren... o mejor dicho, huyan. ¿Realmente no le interesa a nuestros gobernantes? ¿Qué futuro nos espera?

Piensen.
Sean buenos.

Como hoy es mi cumpleaños mi mujer, a quien venero, ha decidido regalarme la canción With or without you. Sabe que me encanta. Soy tremendamente afortunado. Nunca lograré entender qué vio en mí para enamorarse. No eres una mujer. Eres un MO-NU-MEN-TO. Te quiero. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=nhU24xxbnsU




Por otra parte, mi gran amiga @BeatrizBagatela ha propuesto como canción regalo Dance me to the end of love. Porque es una representación perfecta de lucidez, sobriedad y esperanza de un anciano y porque probablemente con todo lo demás en el aire... lo único que le podamos pedir al futuro sea AMOR, y llegar bailando hasta el final. Sentir que llegamos vivos a nuestra muerte... y que el amor nos acompañe hasta ahí. Con todos ustedes el incombustible ¡Leonard Cohen!
https://www.youtube.com/watch?v=NGorjBVag0I

domingo, 16 de octubre de 2016

Una maltratadora

Permítanme compartir un hecho que acaeció en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. El protagonista de hoy se llama Mario, nacido en México, aunque con nacionalidad española. Mario llegó al albergue hace cinco meses. Está incluido en un programa de inserción sociolaboral donde su comportamiento es ejemplar. Tenía una novia de 21 años con la que salía hace tres años y que vivía en casa de su padre en un pequeño pueblo. Cuando conocimos a Mario, ella estaba embarazada, aunque el padre de su novia no estaba dispuesto a que entrara en su casa. Solo iba a llevar el poco dinero que obtenía en las chapuzas que le iban saliendo. Los problemas comenzaron —o se agravaron— cuando ella dio a luz. A partir de ese momento, su relación se volvió tóxica. Ella demandaba la atención enfermiza de Mario.


A los pocos días de nacer el bebé ella le llamó por teléfono porque necesitaba pañales. Él estaba trabajando y no podía ir. La respuesta de ella fue concluyente. O acudía inmediatamente o el niño lo pagaría. Mario oyó dos fuertes golpes y preguntó qué había pasado. Pero ella no contestó y colgó. Afortunadamente todo quedó en un enorme susto. No fue un hecho aislado. Ocurrió varias veces más. En otra ocasión lo amenazó con no alimentar al bebé hasta que él hiciera lo que ella demandaba. Era un mal sueño constante. Las amenazas también se producían mediante WhatsApp. Lo insultaba continuamente. Aseguraba que nadie le iba a alquilar un piso a un panchito con lo feo que era. Lo más dulce que decía era que era el hijo de una meretriz. Leer esa conversación era lo más parecido a una película de terror.

Dado que el grado de amenazas iba aumentando, lo acompañamos a la Policía Nacional, puesto que temíamos incluso por la vida del bebé. Y ¿saben qué ocurrió? Efectivamente. Nada. Apenas nos hicieron caso e insistieron en que no denunciáramos. Su única intervención fue llamar por teléfono a la susodicha para preguntar si todo estaba bien. No debimos elegir la hora de la comida para ir a ningún sitio. Alguno imagina qué ocurriría si la situación hubiera sido a la inversa? Les aseguro que Mario estaría ya entre rejas. Y posiblemente fuera lo más justo, debido a la gran alarma social por los asesinos que matan a sus mujeres. La prevención es esencial. Pero no seamos ciegos. Hay malnacidos en todas partes. También pueden ser mujeres. No estoy hablando de proteger más a ellos que a ellas, sino de ser justo. Dejar de comportarnos como idiotas ante las injusticias, justificándolas, o no, si las comete uno u otro. Si el día de mañana ocurre una desgracia —Dios no lo quiera— espero que estos agentes de Policía sean conscientes del daño que han provocado por su inacción.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy la elijo yo. Es Hurricane. Una de mis favoritas del último premio Nobel de literatura. Merecidísimo. Por fin podemos decir todos que hemos leído al último galardonado. Con todos ustedes: ¡Bob Dylan!
https://www.youtube.com/watch?v=ondacHOPcg8


domingo, 9 de octubre de 2016

No es no

Los imagino al corriente de los hechos. Pocos habrán sido quienes no se hayan enterado de lo acontecido. Seguramente, algún amigo se lo ha enviado ya por WhatsApp —lo cual es delito—. Pero por si aún queda algún despistado, les hago un pequeño resumen. Dos jugadores de fútbol del Eibar han grabado un vídeo porno realizando un trío con una chica. Durante la grabación se observa claramente como ella no quiere ser grabada y así se lo hace saber al que estaba grabando. Aún así, persiste en la grabación. No contentos con su hazaña, tuvieron la brillantísima idea de enviar el citado vídeo a un grupo. Me niego a creer que todavía haya gente que no sea consciente de que si envías algo por las redes, inmediatamente pierdes el control sobre ellas.
Los futbolistas, mediante una nota de prensa, se exculpan de haber enviado el vídeo. Aseguran que se ha hecho sin su conocimiento, y por supuesto, sin su consentimiento. También piden perdón por si este incidente ha podido herir a alguien. Es la forma burda de pedir perdón. Se pide perdón cuando eres consciente de que lo has hecho mal. No por si ha podido herir a alguien. Por otro lado, siempre que aparecen vídeos de este tipo, lo primero que se hace es desprestigiar a la mujer en cuestión calificándola, como poco, de mujerzuela. De esta forma se justifica a los energúmenos. Lo siguiente es hacer chistes de dudoso gusto sobre los protagonistas del vídeo, recalcando la hombría para ellos, e insinuando que ella es una furcia. Posteriormente, se intenta descubrir la identidad de la susodicha. De esta forma se le humilla aún más si cabe. Imagino que ninguno se acuerda, o peor aún, no quieren acordarse, de que hace menos de un mes, una chica italiana se suicidó por no poder soportar la presión tras sufrir un episodio semejante. Finalmente, algunos se hacen los sorprendidos porque la chica ha decidido denunciar a estos malnacidos. ¿Qué esperaban? ¿Loas?

Desconocemos las intenciones de estos cromañones al grabar a la chica sin su consentimiento... y lo que es peor, difundirlo. Sorprende que no se hayan conformado con hacer una pintura rupestre acorde a su escala evolutiva. Podemos sospechar que su único interés, ni siquiera fuera sexual. Era simplemente pavonearse y demostrar al resto de mortales que son unos auténticos machos alfa. Pobrecillos. Todavía no han comprendido que no es no. Imagino que a estas alturas, por el bien del fútbol, y sobre todo por el bien de su club, ya estarán en la lista del paro. Aunque mucho me temo que yerro profundamente. Y no olvidemos lo peor de este episodio: El populacho. Obsesionado con hacer referentes morales a cualquier tipejo que juega bien al fuRbol. ¿O era fútbol? O los que aparecen en programas de televisión basura, o ponga aquí lo que proceda. Son los nuevos ricos. Que no tienen educación, ni cultura ni valores. Y los hemos convertido en los ejemplos a seguir por nuestros hijos. O pregunten a sus vástagos si admiran más a estos impresentables o al premio Nobel de medicina...

Piensen.
Sean buenos.

Nuevamente vuelve mi musa musical, doña @BeatrizBagatela, a regalarnos una maravillosa canción que encaja perfectamente con la idea del artículo: Vertigo. Merci beaucoup Beatrix. Con todos ustedes: ¡Mini Mansions!
https://www.youtube.com/watch?v=a-R9p5ffBuk

domingo, 2 de octubre de 2016

Sugar Babies

De todos es sabido que hay infinidad de páginas de internet dedicadas a buscar pareja. Lo que quizá no sepa es que, últimamente están proliferando, procedentes de Estados Unidos, otras páginas dedicadas a concretar citas entre mujeres jóvenes y atractivas y hombres acaudalados. Ellas se hacen llamar Sugar Babies mientras que ellos son Sugar Daddies. He sido incapaz de encontrar una traducción al español de estas palabrejas. Al menos que no sean peyorativas. Las babies ofrecen compañía, y en algunas ocasiones sexo, aunque no es una condición indispensable; mientras que los daddies ofrecen lujo y dinero. También existen Sugar Mommies, si bien es cierto que en muchísima menor proporción. Está calando hondo fundamentalmente entre la comunidad universitaria. No en vano, la edad media de las Sugar Babies es de 24 años, mientras que el de los Sugar Daddies supera con creces los 40, rozando la cincuentena. Dados los elevados ingresos que obtienen estas chicas pueden permitirse una vida de lujos y caprichos, a años luz de lo que obtendrían trabajando en una hamburguesería mientras estudian.




Algunas babies aseguran que en un fin de semana sus daddies pueden gastar cantidades indecentes de dinero en ellas: Noches en los mejores hoteles del mundo, coches, pisos, ropa y complementos de marca... El modus operandi es sencillo. Los interesados se inscriben en estas páginas. Los daddies pagan una cuota, mientras que es gratis para ellas —todavía hay inocentes que no se han percatado de que si no pagas el producto... es que tú eres el producto—. Si ambas partes aceptan las condiciones, se llega a un acuerdo. Ignoro si se pagan tasas e impuestos como en el resto de contratos, aunque imagino la respuesta. Pretenden alejarse del mundo del escort, o prostitución de lujo, puesto que la prostitución implica necesariamente sexo, y no es una condición inexcusable en su caso. 

Pueden edulcorar la actividad con nombres pueriles, pero la realidad es evidente. Imagino que al haber tanto dinero en juego, no se puede usar la terminología clásica. Pero tiene un nombre tan antiguo como la profesión. Prostitución de lujo. La búsqueda de dinero fácil. Alguien dijo que el dinero puede transformar a un viejo loco en un rico excéntrico. Hay quienes incluso tienen la desfachatez llamar filántropos a estos tipejos. Recordemos que no emplean ese dinero para ayudar a su familia o pagar los estudios. Se emplea para caprichos inalcanzables para el vulgo. Es evidente que estas mujeres son mayores de edad y pueden hacer con sus cuerpos lo que quieran. No estamos aquí para juzgar a nadie. Dios nos libre. Pero es hora de llamar a las cosas por su nombre y dejarnos de eufemismos estúpidos. Afortunadamente no hay mafias que obliguen a estas chicas a hacer lo que no quieren. Resulta grotesco e hipócrita demonizar la prostitución y calificar estas actividades como modernas y elegantes. Es lo mismo. Otra vez el dinero lo compra todo. En resumen, estamos exactamente igual que en las cavernas.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo no podía ser otra. Ante tanta dulzura, la elegida es Sugar. Excelente aportación de doña @MarisolGaldon. Va como anillo al dedo al artículo. Moltes gràcies. No se pierdan el vídeo donde la protagonista besa a los chicos a cambio de un dolar. ¿Premonición? Con todos ustedes: ¡The Archies!

domingo, 25 de septiembre de 2016

¿Energías renovables? No, gracias

Alemania produce un tercio de su energía de fuentes renovables. En mayo de este año las energías verdes llegaron incluso a superar el 87% de la producción total de electricidad del país, generando 55 de los 63 gigavatios. Una de las consecuencias fue que los precios de la energía se desplomaron y los consumidores industriales cobraron por usar electricidad. Asombroso, ¿verdad? Dinamarca llegó a generar el 140% de su energía mediante turbinas eólicas, exportando energía a Alemania, Noruega y Suecia. No son los únicos países capaces de generar el 100% de su energía de fuentes no contaminantes. Costa Rica, Austria, Noruega e Islandia también están en ese selecto club.


Pensará —¡ay, mísero de usted, y ay infelice!— que la situación de España debe ser de absoluto privilegio. Las condiciones climáticas son más que favorables. Contamos con miles de horas de sol al año, fuertes vientos, costa... De esta forma podríamos explotar el inmenso potencial solar, eólico e hidráulico y no depender en exceso de los combustibles fósiles con la consiguiente contaminación medioambiental que ello conlleva. Pero olvidó un pequeño inconveniente. Hablamos de España. Y no solo seguimos esclavos de la energía convencional sino que además tenemos una de las facturas más caras de Europa. Es incomprensible. Quizá, todo sería más sencillo si no existiera un impuesto al sol, que grava incluso  los consumidores que quieren autoabastacerse con placas solares. De locos.

Es posible que la solución a este rompecabezas sea observar con detenimiento los consejos de administración de las empresas energéticas de España. ¿Sospecha quiénes están? Efectivamente. Ex políticos. Ahora sí entendemos qué es lo que pasa. Sencillo. Estos mangantes, solo se preocupan por engrosar su cartera, despreciando a la plebe. Ellos están por encima del bien y del mal. A esta gentuza no les interesa dejar un mundo mejor para las próximas generaciones. Solo les ocupa y les preocupa su dinero. Ya se han enriquecido bastante exprimiéndonos como a limones. ¡Basta ya! Pongamos fin a las puertas giratorias que permiten a estos sinvergüenzas —de todos los partidos— campar a sus anchas.

Piensen.
Sean buenos.

Ya que fue doña @RaquelMtnez_tv quien me inspiró el artículo de esta semana. He querido que sea ella quien proponga la canción regalo. Y no es otra que el clásico Sinnerman, pero no la versión más conocida por todos, sino este remezcla. Con todos ustedes: ¡Nina Simone, Felix da Housecat!
https://www.youtube.com/watch?v=0hcEiEyylEA


domingo, 18 de septiembre de 2016

Racismo en la administración

Hace unos días llegó al centro de personas sin hogar donde trabajo una mujer de origen ecuatoguineano. Se encontraba sin empleo, no pudo hacer frente al alquiler de su casa y finalmente se quedó en la calle. Por fortuna llegó al albergue antes de caer en alguna mafia de tráfico de mujeres. Lolita, que así se llama nuestra protagonista, lleva muchos años en España. Cuenta con permiso de residencia y trabajo permanente. Una de las cosas que más hemos trabajado con ella es la búsqueda de empleo. Por fin, un día, le llamaron de un restaurante para hacerle una prueba. No se imaginan su cara de satisfacción. Su ilusión por demostrar que podía conseguir el trabajo era indescriptible. Se esforzó como nunca y esa misma tarde, le pidieron el Número de Identificación de Extranjero (NIE) y su tarjeta sanitaria para formalizar el contrato. Y aquí comenzaron los problemas... Tenía el NIE caducado y había perdido la tarjeta sanitaria.

Le enviamos al centro de salud más próximo para solicitar la tarjeta sanitaria. Llevaba su certificado de empadronamiento y el NIE. Pero, el funcionario de turno le negó la tarjeta, aduciendo que su tarjeta identificativa estaba caducada, por lo que se encontraba de manera irregular en España. Por tanto, no podía tramitar la solicitud. No tenía derecho le espetó el funcionario. Llegó al Centro, abatida, casi llorando. Pensaba que ya no podía trabajar ya que el empresario no podría hacerle el contrato. Tras calmarla, le dije que según la normativa vigente, el centro de salud está obligado a facilitar la tarjeta sanitaria a los extranjeros en su misma situación. Esta vez, decidí acompañarla al centro de salud, junto a una copia de la ley, y una solicitud nueva. Habló con el mismo funcionario y ¡tachán! volvió con la nueva tarjeta. ¿Magia? ¿Casualidad? No lo creo.



Se me ocurren muchos calificativos para definir la actitud de este tipejo. Y a cada cual peor. Podemos pensar que el funcionario cometió un error, un despiste; o desconoce la ley, o es un vago, o un racista; o sencillamente, se negó a tramitar, aún contraviniendo las leyes, una tarjeta sanitaria a una persona por ser negra —de color dirán los posmodernos trasnochados—. Me consta, a través de compañeros de otras entidades, que no es la primera vez que ocurre. Este señor es un malnacido. Sin más. He pensado mucho en poner una reclamación a la Dirección General correspondiente, pero ¿para qué? ¿Alguien cree que servirá de algo? Ni le van a llamar la atención. Seguirán ofreciéndole cursos de Prevención de Riesgos Psicosociales en el Entorno Laboral...  pero no le enseñarán a hacer su trabajo. Si hubiera sido una empresa privada, este señor estaría engrosando las listas del paro. Pero es intocable. Y no es un ataque a los empleados públicos, que nadie se confunda. Sino una mera reflexión. ¿En manos de quién estamos? ¿La concesión de un derecho depende, como en la Edad Media, de que le caigamos simpático al funcionario de turno? Lo vergonzoso, y preocupante, es que tenga que ser Cáritas —¿quién si no?— quien defienda los derechos de los más débiles, de los desfavorecidos. En esta ocasión ha sido por el color de su piel, pero ¿y mañana?

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Pride (in the name of love). Canción dedicada a Martin Luther King, quien luchó contra las desigualdades raciales a través de un mensaje de amor. Como no podía ser de otra forma, tuvieron que asesinarlo. Le arrebataron la vida, pero no pudieron quitarle la dignidad. Suban el volumen y déjense llevar. Es una de las mejores canciones de la banda. Disfruten. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=5Aa2m1t9y-M




domingo, 11 de septiembre de 2016

¡Vete a fregar!

Durante un partido de la segunda división regional catalana, que enfrentaba al U.E. Valls contra el Cambrils Unió, un espectador gritó a la árbitra que se fuera a fregar tras pitar una falta. Dado que desde febrero existe un protocolo en la Federación Catalana de Fútbol llamado Cero insultos en la grada, que permite parar un partido si hay insultos o actitudes machistas o xenófobas, Marta Galego —que así se llama la colegiada— determinó detener el encuentro y denunciarlo al delegado de campo. Tres minutos después el sujeto fue expulsado del campo, entre los aplausos del resto del público.



Hay quienes se regocijan de la decisión de la señora Galego aduciendo una supuesta defensa de la igualdad de género. Estoy plenamente convencido de que si este hecho hubiera sido a un hombre, la noticia hubiera pasado desapercibida en los medios. En los campos de fútbol se menosprecia permanentemente al rival... y al árbitro. Pero no con fines machistas o xenófobos. Se hace simplemente para desconcertarlo y que eso favorezca a tu equipo. Es la presión que ejerce el público. Podemos valorar si es correcta o no, pero es innegable. ¿Por qué no se suspende un partido cada vez que el público refiere a gritos que el árbitro o el delantero del equipo rival es un macho cabrío? ¿O es hijo de una meretriz? Les aseguro que si ocurriera, no se disputaba un partido ¡ni de prebenjamines! Quienes defienden que son insultos machistas o xenófobos ¿cómo pueden justificar a quienes imitan sonidos simiescos cuando hay un jugador negro, o hacer alusiones a su supuesta homosexualidad, o insinuar que padece síndrome de Down a un jugador del equipo rival; pero lo aplauden hasta romperse las manos si está en el equipo de sus amores? ¿Nadie recuerda insultos a Messi, Ronaldo, Figo, Guti, Piqué, Simeone...? Si esos jugadores estuvieran en el equipo del que grita, los insultos se tornarían en loas. Es sencillamente mala educación. Y no olvide que los estadios de fútbol no son el teatro de la ópera. Aquí la gente expresa sus sentimientos y grita.

No se confunda. No admito el insulto en el campo y aplaudo la reacción de la árbitra. Me parece que ha tenido más coraje que muchos compañeros suyos de sexo masculino. Quienes me conocen saben que soy muy futbolero. Que juego al fútbol semanalmente, que fui árbitro en mi todavía cercana juventud... Y lo más importante, que acompaño a mi hijo cada quincena al Santiago Bernabéu, a pesar de ser un fiel seguidor del Racing de Santander (lo que tenemos que hacer los padres por nuestros hijos). Durante estos partidos aprovecho para enseñar a mi hijo unas cosas muy antiguas que me inculcaron mis padres y que ya no se utilizan: Respeto, valores, educación, responsabilidad... Mi hijo sabe que no puede insultar a ningún jugador, ni al árbitro, ni a nadie. No porque sea mujer, hombre, rival, árbitro o lo que sea... Sino porque conoce el significado de la palabra RESPETO.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy viene nuevamente de mi musa musical. Doña @beatrizbagatela. The boy who wouldn't hoe corn. No somos muy aficionados al country, pero ya no vale no saber hacer las cosas, hay que ganarse el cambio de mente... o te quedas sólo (como las calabazas q le da la chica en la canción por no saber cultivar su maiz). Te quedarás sólo si no aprendes, si no te lo curras y no cambias....porque YA NO HAY EXCUSAS, ni dilemas, ni enfoques diferentes; o cambias o ahí te quedas. Con todos ustedes: ¡The Broken!
https://www.youtube.com/watch?v=XireE7v5Ep0