domingo, 22 de octubre de 2017

Parecemos tontos

Esta semana tuve que acompañar a una chica que llegó al albergue de personas sin hogar donde trabajo a urgencias psiquiátricas. La historia de esta chica es irrelavante para la lectura de este artículo. Si hay alguno interesado, estaré encantado de contársela. Lo grave ocurrió en ese hospital. Mientras esperábamos en la sala de espera a que nos viera la psiquiatra llegó un chico en una camilla, inmovilizado. Pasó más de una hora procurando zafarse de las cintas, intentado autolesionarse, gritando y culpando de su estado a su madre, que lo acompañaba hecha un mar de lágrimas.
Le suicidé - Édouard Manet
Finalmente, apareció la psiquiatra de guardia y, en la sala de espera, mientras el chico seguía en la camilla inmovilizado, le explicaba porqué razón estaba allí: Había intentado suicidarse tomando muchas pastillas. Le insistía en que iba a ingresarlo dada su situación tan vulnerable. Imaginen el silencio de la sala de espera.  No podía dar crédito a lo que allí estaba ocurriendo. ¡Lo estaba valorando delante de diez personas! Yo solo podía mirar a la madre que estaba sollozando, con la cabeza baja. No sé si avergonzada o aún sufriente ante la cruz que tenía enfrente. Salí de aquella sala de espera inmediatamente. Detrás de mí salieron también los camilleros. Les dije que pararan aquello, que era innecesario, que era una violación del paciente inaceptable... Ellos me confesaron que estaban sintiendo vergüenza ajena, que no sabían qué hacer, y al verme irme de la sala de espera, me imitaron.

Ignoro si la psiquiatra es una profesional excelente. Lo que sé es que como persona es repugnante. Sinceramente, me cuesta creer que alguien con esa carencia de empatía pueda ser una buena médica. Tenía ante sí a una persona que había consumido una cantidad elevada de pastillas con el fin de suicidarse, estaba aturdido y atado a una camilla. Delante de una sala de espera con gente desconocida. Totalmente vulnerable. Aún así, lo vejó en público. Lo más grave es que no es la primera vez que observo como un profesional sanitario de este hospital ningunea a una persona tratándola como un excremento. Lo positivo es que pensaba que era así con las personas sin hogar, pero no. Estaba errado. Es así con todos sus pacientes. Esto es intolerable. Inadmisible. Vergonzoso. Y hay que acabar con ello. Ya he denunciado varios casos en este foro. Incluso he interpuesto alguna reclamación, sin ninguna consecuencia. Y ¿ahora qué? ¿Qué más puedo hacer? La única sensación que me queda es que parecemos tontos. Por favor, ¿alguien puede iluminarme y decirme cómo acabar con esta gentuza? 

Piensen.
Sean buenos.

Como mañana es mi cumpleaños, y la semana pasada sacó nuevo disco el Aragonés errante, he decidido ser yo quien elija la canción regalo, quizá con la vana ilusión de que alguien me lo regale. Y la elegida no podía ser otra: Parecemos tontos. ¿Qué ruido hace un hombre que se quiebra en soledad? ¿Qué cobijo encontrará en la sombra de un mal pensamiento? Con todos ustedes: ¡Bunbury!
https://www.youtube.com/watch?v=YbK00KvsNAE

domingo, 15 de octubre de 2017

ThisCrush

Es muy probable que usted no conozca la aplicación ThisCrush. No se alarme, es lo normal. Es la nueva red social que está causando furor entre los más jóvenes. De hecho, el rango de edad de sus usuarios es de 12 a 20 años. La idea original es enviar mensajes, tanto de forma real como anónima, a otros usuarios para declararse o, simplemente, para halagar a ese amor platónico. Tiene la particularidad de que esas frases publicadas desaparecen pasado un tiempo, por lo que obliga a los usuarios a estar pendientes del teléfono móvil. La propia empresa recomienda su empleo para mayores de edad, pero para acceder a la aplicación no es necesario verificar el perfil ni la edad de los participantes con un correo electrónico, por lo que es el caldo de cultivo idóneo para los menores de edad.
Es obvio que la empresa no se hace responsable de lo que se publica en su plataforma. Apelan a la ética de los usuarios. Nunca he entendido eso. ¿Le doy un altavoz a alguien pero no me responsabilizo de su uso? El principal atractivo del juego es precisamente lo que lo hace temible. Como era de esperar, los niños, aprovechan el anonimato, no con fines de cortejo, sino para burlarse, mofarse, en definitiva, para acosar a otras personas, con frases que pondrían los pelos de punta a cualquier padre. La mayoría de ellas humillan inmisericordes a sus compañeros. No es necesario decir que a esa edad la personalidad de los jóvenes es más que vulnerable. 

Me preocupa que alguien pueda querer destrozar a otra. Máxime a estas edades. Cuando alguien humilla a otro, no obtiene ningún beneficio, simplemente se hincha su ego de imbécil. Me aterra que mis hijos participen en esta orgía de desprestigio. Y me preocupa tanto que sean las víctimas... como los verdugos. Nadie está libre aquí. Es cierto que como padres intentamos estar lo más pendientes de nuestros hijos, pero es evidente que ellos van siempre uno o dos pasos por delante. Nuestros hijos han nacido con la última tecnología en la mano y, muchas veces, no saben distinguir entre vida real y virtual. Algunos dirán —y con bastante razón— que los jóvenes de ahora tienen una mínima tolerancia al fracaso. Es lo normal cuando tienen todo incluso antes de pedirlo. Otros añadirán que los jóvenes son cada vez más crueles, y no les faltará razón. Por supuesto, el Estado solo sabe luchar contra estas lacras mediante grandilocuentes campañas que no tienen ningún éxito. Llámenme iluso, pero ¿y si recuperáramos aquello tan antiguo de educación y respeto?

Piensen.
Sean buenos.

Doña @BeatrizBagatela nos propone como canción regalo Te lo digo a ti.  Que haces de esta farsa tu comedia y te haces fuerte en la viñeta donde no quiero entrar yo. Con todos ustedes: ¡Vetusta Morla!
https://www.youtube.com/watch?v=KscXQCPlG2I

domingo, 8 de octubre de 2017

Karoshi

Miwa Sado, una reportera japonesa de 31 años, falleció en 2013. Apareció muerta en su cama con el teléfono móvil en la mano. A priori, la causa de la muerte parecía un infarto. Un año después, la inspección de trabajo dictaminó que lo que realmente provocó la muerte de la periodista fue exceso de trabajo, o lo que los japoneses llaman Karoshi. Sado acumuló más de 159 horas extra en ese mes, con solo dos días de descanso. Se da la situación de que la periodista trabajaba para la cadena pública NHK. El caso sale a la luz ahora, cuatro años más tarde, tras las presiones de su familia que quieren evitar que casos como el de su hija se repitan. No fue un hecho aislado. Según reconoce el propio Ministerio de Trabajo japonés, más de 2100 personas se suicidaron en Japón por causas laborales —675 por cansancio—.
Esto ha ocurrido en Japón, aunque también es frecuente en Estados Unidos, México y el sudeste asiático... Suelen ser muertes de cuello blanco. Es decir, no relacionadas con trabajos que requieran un enorme esfuerzo físico. Las más afectadas son las empresas de servicios, medios de comunicación, hospitales, y empresas de animación y videojuegos. Es importante señalar que para que un tribunal dictamine que la causa de la muerte es karoshi el trabajador debe acumular más de 100 horas extra en el mes previo a la muerte. Por supuesto están excluidos los accidentes laborales por causa de fatiga.

Es evidente que las horas extra deberían existir únicamente en caso de urgencia o de extrema necesidad de la empresa, y siempre bajo un férreo control, para evitar abusos como el que nos ocupa. Hoy por hoy, se han convertido en la forma de esclavitud de occidente. ¿Quién no ha hecho horas extra abusivas hoy en día? Y todo esto es desde que decidimos que el trabajo es nuestro nuevo dios. Trabajar es bueno, y necesario. ¿Qué duda cabe? Deberíamos trabajar para vivir, no vivir para trabajar. El problema surge cuando en aras de este dios sacrificamos nuestra vida, perdiendo nuestra familia, nuestros hijos, nuestros amigos... ¿Cómo hemos llegado a esto? ¿Quién nos ha engañado para decirnos que el trabajo es lo que nos da la vida?

Piensen.
Sean buenos.

Doña @RaquelMtnez_tv nos propone hoy Under pressure. Bajo presión. Es el terror de saber cómo es este mundo, viendo a algunos buenos amigos gritando déjame salir, reza mañana, llévame más alto, presión sobre la gente, la gente de la calle. Con todos ustedes: ¡Queen y David Bowie!
https://www.youtube.com/watch?v=a01QQZyl-_I

domingo, 1 de octubre de 2017

Vida sin valor

Permítanme compartir nuevamente una historia que ha ocurrido en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. Filomena es una mujer que acude con cierta frecuencia al centro a solicitar bocadillos. Percibe una pensión por violencia de género, pero muchas veces le cuesta llegar a fin de mes. Vive en un piso de alquiler que, en alguna ocasión, ofrece a algún chico del albergue. De esta forma comparten gastos. Muchas veces inician una relación de pareja que siempre termina de la misma manera. Ella los denuncia por maltrato. Durante este 2017, ha denunciado a siete personas. Que cada uno saque sus propias conclusiones.
Como es lógico, cuando denuncia a un chico, el juez le impone una orden de alejamiento. Es el protocolo. Hasta aquí nada que objetar. El problema llega cuando ambos vienen al centro y sus horarios se solapan. Por supuesto que mediamos y ofrecemos un horario a cada uno, pero alguna vez coinciden... y la cosa se complica. Esta semana llegaron a la misma hora ella y él. Se acusaron mutuamente de denuncias falsas y se insultaron. No ocurrió más. Al día siguiente, el chico vino a hablar conmigo. Tenía miedo. Varias personas, sin relación entre ellas, le habían avisado de que Filomena está ofreciendo uno gramo de cocaína para que lo maten. Y lo más grave. Parece que hay alguien dispuesto a hacerlo. Por supuesto que la Policía está al corriente, pero su respuesta es que como no ha ocurrido nada, no pueden intervenir. Dantesco.

Por supuesto, no verá estas noticias en la tele, ni en las radios. Si finalmente ocurre una desgracia, los medios dirán que fue un ajuste de cuentas entre yonquis. No sé a ustedes, pero a mí esta situación me revuelve. Mientras estamos tan confortablemente en nuestras casas, ajenos a todo lo que nos perturba, encerrados en nuestras jaulas, en nuestras vidas, hay alguien capaz de matar a un hombre por un gramo de coca. Por 50 euros. Y no lo vemos porque en el fondo esta situación nos denuncia. Nos molesta saber que hay gente que pasa hambre hoy, o que tiene frío, que no tiene un sitio donde dormir. Hay gente desesperada ahí fuera, cuyas vidas no valen nada. Que no tiene nada que perder... ni que ganar. Por eso rezamos. No para que Dios los consuele, sino para que desaparezca el problema y así no tener que verlo. 

Piensen.
Sean buenos.

Ante tanta miseria, me apetecía incluir un tema rebosante de alegría. Y hoy, aprovechando la canción nueva de mi grupo favorito, es el día idóneo. You're the best thing about me. Además, aprovechando que esta semana he celebrado que hace 15 años cometí la bendita locura de casarme, se la dedico a mi maravillosa mujer, a quien venero. Eres lo mejor de mí. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=nd_EYo96lmo

domingo, 24 de septiembre de 2017

Verdadero desastre

Un estudio del Barómetro de ProyectoScopio 2017 elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) ha entrevistado a más de 1200 jóvenes de entre 15 y 29 años. Sus resultados son concluyentes. A un 40% les compensa emborracharse y perder el control; el 25% asume las consecuencias de fumar porros y conducir a gran velocidad, y el 15% asegura que merece la pena mantener relaciones sexuales sin control. Es decir, la media de los jóvenes que conocen y asumen los riesgos es del 26%. Una cifra escalofriante. Un verdadero desastre.
Nuestros jóvenes. Nuestros hijos o nietos, para centrar el tema, se sienten seguros cuando consumen drogas. Esto se traduce en que no consideran peligroso conducir tras embriagarse o consumir estupefacientes. Aterra observar que un elevado número de adolescentes no ven con malos ojos subir fotos íntimas a las redes sociales. Ni que decir tiene que practicar deportes de riesgo lo encuentran perfectamente asumible. No piensen que desconocen los peligros. No. Al contrario. Simplemente, les compensa socialmente. Necesitan sentirse aceptados por el grupo. Y para conseguirlo, son capaces de poner en peligro sus vidas. En el estudio se observa claramente que son más los hombres quienes asumen esas prácticas de riesgo que las mujeres. Imagino que la famosa frase haciendo referencia a la ausencia testicular ha matado a más jóvenes en la historia que la Primera Guerra Mundial. Un verdadero desastre.

Es evidente que algo estamos haciendo mal. Gastamos millones de euros en campañas de concienciación contra el consumo de drogas, alcohol, conducción... Y nuestros jóvenes siguen pensando que ese mensaje no van con ellos. A ellos nunca les va a pasar nada. Una consecuencia lógica a todo esto es que si un joven no es capaz de valorar su propia vida, normal que no valore la de los demás. Luego nos sorprendemos de los elevados casos de violencia machista. Todos hemos hecho tonterías cuando éramos jóvenes. Es lo normal. Lo que caracteriza a un joven es explorar nuevos límites. Uno deja de ser joven cuando es consciente de que no es inmortal. Y yo añadiría que se abandona la adolescencia cuando se es capaz de bajar la basura en pantuflas... Hay veces que pienso que nuestra sociedad está facilitando que nuestros hijos se conviertan en idiotas, eliminando toda responsabilidad y toda consecuencia a sus actos. Los hemos convertido en impunes a todo. Y por tanto, coquetean con los peligros. A lo mejor me estoy haciendo mayor, pero ¿y si nos ahorramos todo ese dinero de campañas e invertimos en valores? ¿No les parece un verdadero desastre?

Piensen.
Sean buenos.

La canción de hoy viene nuevamente de la mano de doña @BeatrizBagatela. La elegida es True disaster. Algo fresco, ligero, acorde con la edad de los protagonistas del artículo. Hay que reconocer que los resultados del estudio son un verdadero desastre. Con todos ustedes: ¡Tove Lo!
https://www.youtube.com/watch?v=GMsok5m5yD4

domingo, 17 de septiembre de 2017

Tengo el poder

¿Qué me diría usted si yo me jactara, en público o en privado, de ofrecer beneficios a las mujeres que se alojan en el albergue de personas sin hogar donde trabajo a cambio de sexo? Peor aún, ¿y si fuera un profesor de universidad quien asegurara que ha aprobado a su alumna —mayor de edad, no nos metamos en más líos— a cambio de un encuentro amoroso con él? ¿O ese jefe que presume con sus amigos de ascender a su empleada a cambio de favores sexuales? Hay infinitos ejemplos. Imagino que la respuesta en todos los casos es la misma. Repulsión. Nausea. Asco. Pues uconcejal de una localidad tinerfeña escribió en un grupo de WhatsApp con varios miembros de su partido: Yo a follar, jejejejeje, con empleadas que pongo yo y enchufo en el Ayuntamiento y después hacer campaña por frikis. Es cierto que inmediatamente rectificó e indicó que se había confundido de grupo. 
En diferentes entrevistas posteriores ha asegurado que todo había sido una venganza de algunos miembros de su partido para obtener cierto beneficio político. Este caballero, este lord inglés, ha asegurado que esos mensajes están sacados de contexto y que pertenecen a una conversación privada. No hace falta indicarles que no ha dimitido, ¿había algún iluso que lo había pensado? Es cierto que su propio partido le ha abierto un expediente y lo ha suspendido de militancia, aunque sigue como concejal. Hay quien aún justifica las chanzas del concejal alegando que es algo común. Es decir, lo normaliza. Otros culpan a las trabajadoras por acceder a las exigencias del concejal. No merecen ni respuesta. Otros, simplemente achacan la conducta del concejal a su pertenencia a un determinado partido. ¡Como si hubiera diferencia entre ellos!

Todos nos hemos equivocado al enviar un WhatsApp. Todos hemos podido enviar chistes de dudoso gusto por las redes. Pero este señor ostenta un cargo público y, por tanto, se debe a él las veinticuatro horas del día. Va en el sueldo. Hay quien asegura que hay que ser decente... y además parecerlo. Aún así, da la sensación de que el concejal del amor es más un fanfarrón que otra cosa. Lo grave sería que utilizara su poder para obtener favores sexuales a cambio de puestos de trabajo. Y ¿en qué lugar quedan las trabajadoras del ayuntamiento ahora? Desde luego, este tipejo no parece que fuera el más listo de su clase. Lo que es evidente es que no puede representar a nadie porque no puede ni representarse a sí mismo. ¿No tienen la sensación de que la clase política actual está repleta de descerebrados? 

Piensen.
Sean buenos.

Hacía mucho tiempo que doña @RaquelMtnez_tv no nos regalaba su canción. Hoy ha elegido The power. No todos lo que dicen tener el poder están legitimados para ejercerlo, profesional o moralmente hablando. Con todos ustedes: ¡Snap!
https://www.youtube.com/watch?v=nm6DO_7px1I

domingo, 10 de septiembre de 2017

Inés Arrimadas y Menganita

Inés Arrimadas, presidente —etimológicamente mejor que presidenta— del Grupo Parlamentario de Ciudadanos y diputada del Parlamento de Cataluña participó en un programa de televisión el pasado domingo. Durante la emisión, una televidente, a quien llamaremos Menganita, escribió en su cuenta de Facebook, imagino que con una repercusión mínima, que deseaba que la violaran en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa. Ante semejante exabrupto, la señora Arrimadas decidió denunciar lo sucedido. Resulta sorprendente ver que incluso rivales políticos hayan apoyado la denuncia. No es lo habitual. De hecho, vivimos en un país donde los culpables de los atentados son la Policía y los diferentes gobiernos. En esta ocasión celebro el apoyo de todos. No soy experto en leyes y desconozco si la frase pronunciada por Menganita es constitutiva de delito. Desear algo no es instigar a hacerlo. Es una barbaridad, es repugnante, execrable... y un sinfín de epítetos, todos ellos negativos. Pero la decisión de que sea delito debe recaer en un juez.
Inés Arrimadas
Resulta llamativo que la denuncia de la señora Arrimadas fuera subiendo un tuit incluyendo el nombre completo y la foto de Menganita. Lógicamente su repercusión mediática fue inmensa. Ha entregado a Menganita a la furia de las redes sociales. A una jauría de lobos hambrientos de carnaza. Desatando una cascada de reacciones. La más inmediata ha sido el despido fulminante de su puesto de trabajo. De esta forma tiene dos sentencias, la judicial —si procede— y la popular. ¿Debió Inés Arrimadas publicar su nombre? No me atrevo a responder. Quizá yo lo hubiera hecho de otra forma. Habría que verse en la situación. A lo mejor estamos demasiado acostumbrados a faltar el respeto a los demás, especialmente a través de las redes sociales. Hoy, Menganita se ha mostrado arrepentida... Pero ya es tarde. Muy tarde. En una sociedad que avanza al ritmo de megas por segundo, el arrepentimiento siempre llega tarde.

Pero no nos confundamos. Publicar el nombre de Menganita puede estar mal, pero no se puede ser equidistante en determinados temas. Resultaría incluso tenebroso. Aquí hay que posicionarse claramente. Quizá mañana alguno de nosotros, o nuestros hijos —que eso sí me aterra— sienta tentación de escribir alguna imbecilidad en las redes. Ojalá recuerde esta anécdota y recapacite. Hay ingenuos que aún creen en el anonimato de internetHabría que recordar normas básicas de utilización de las redes sociales. Siempre he pensado que si considera que no debe decirle algo a alguien a la cara, no debe hacerlo a través de un teclado. Es una norma tan sencilla como efectiva. Ahora Menganita debe asumir las consecuencias de su dislate. ¿Es excesivo? Usted decide.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía demasiado tiempo que mi querida @BeatrizBagatela no nos deleitaba con su canción regalo. En esta ocasión su elección es That's where you're wrong. Con unos buenos ingredientes en su interior para este tema del blog. Con todos ustedes: ¡Arctic Monkeys!

domingo, 3 de septiembre de 2017

Niños tiranos

Es posible que durante estas vacaciones se haya asustado al ver la adicción que tienen sus hijos a los teléfonos móviles o a las tabletas. Estoy convencido de que ha debido reñirlos en más de una ocasión al comprobar que son incapaces de despegarse de las pantallas. Ante esta realidad, un avezado programador ha creado una aplicación para concienciar a nuestros hijos para que colaboren en las tareas domésticas. A través de incentivos económicos los niños realizan sus tareas en casa. Así, si hacen su cama, barren, friegan... es decir, si realizan las labores de casa, reciben una pequeña compensación económica.
Puede que los niños no hagan las tareas domésticas —y luego querremos que sean adultos responsables— porque se está imponiendo la corriente de pensamiento único que afirma categóricamente que no se los puede privar de la infancia. No queremos arruinar su felicidad. Hay quien insiste en que la misión principal en los niños es que sean felices. Y es cierto. Pero eso no puede resumirse en que se conviertan en los reyes de la casa y, si me apuran, en los emperadores de la casa de los abuelos. Los abnegados papás, no pueden consentir que su hijo se aburra, o esté triste ni un segundo. Eso implicaría reconocer que han fracasado como padres. Por eso les regalan fastuosos teléfonos móviles y ultramodernas tabletas. Quizá de esta forma, no los recriminen su falta de tiempo para con ellos.

No crean que es una idea novedosa. Ya hay pedagogos que insisten en que los niños no deben obedecer siquiera a sus padres. Lo llaman educar en la no obediencia. Según ellos, el adulto debe dialogar, negociar, motivar al niño... Y si éste no quiere obedecer, el adulto deberá respetarlo. Equipara la autoridad paterna con las apetencias filiales. Por supuesto, también pretenden eliminar los castigos. Aseguran que ni educa ni modifica conductas. Hay quienes creen que educar a los niños es negativo. Incluso considera que lograr que un niño obedezca es convertirlo en un esclavo, en un ser sumiso. Con estos ingredientes, la respuesta es la esperada: Niños tiranos. Por supuesto, todo esto se traslada a la vida diaria. Quedan atrás conceptos tan anticuados y denostados como esfuerzo, conocimiento, trabajo, compromiso... Palabras del neolítico. Casi deberíamos escribirlas en paleoespañol. A lo mejor es hora de recuperarlas y enseñar a los niños que los adultos hacemos cosas que no nos gustan, pero hay que hacerlas. Como madrugar para ir a trabajar, hacer la comida, la limpieza del hogar... Si seguimos inculcando a nuestros hijos que su única meta en la vida es ser felices, serán unos desgraciados, porque la felicidad plena ni existe, ni es alcanzable.

Piensen.
Sean buenos.

Hacía tiempo que la canción regalo no venía de mi querida @MarisolGaldon. Acertadísima canción. Teach your children. Ahora que estás en camino, debes tener tus propios valores para llegar a ser tú mismo, porque el pasado es un adiós. Con todos ustedes: ¡Crosby, Stills, Nash & Young!
https://www.youtube.com/watch?v=EyU0P6iqyw4

domingo, 27 de agosto de 2017

¿No tenemos miedo?

Permítanme compartir una curiosa historia que ha ocurrido esta semana en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. La noche del miércoles llegaron cinco personas a nuestro centro. Cuatro de ellas eran marroquíes y el otro, español. Todos musulmanes. No es habitual que lleguen en grupo. Las personas sin hogar suelen ser más solitarias. Cuando yo llegué el jueves por la mañana había un revuelo importante en el centro. Todos los alojados querían hablar conmigo y contarme algo importante. Casi vital parecía. Cómo es habitual me entrevisto primero con los recién llegados, para luego atender al resto de alojados.
Fe de Ratas. De J.M. Nieto.
Publicada en ABC el 24 de agosto de 2017
http://www.abc.es/fe-de-ratas/2017/08/24/
Los cinco chicos iban a trabajar en la vendimia. Tenían que ir a un pequeño pueblo donde un capataz les ofrecía alojamiento. Me mostraron incluso el contrato. Se dirigían hacia allá y necesitaban pasar dos noches en el albergue para descansar. Una vez que los atendí fueron llegando los demás alojados. Aquello tan urgente e importante que debían comunicarme era tan sencillo como demoledor. Querían, casi exigían, que los echara. Tenían miedo a que se tratara de una cédula islamista que quisiera  perpetrar un atentado. Hubo quien amenazó con echarlos él mismo. Por supuesto los chicos se quedaron los días que necesitaron y nadie dijo ni hizo nada contra los marroquíes. Su comportamiento, como no podía ser de otra forma, fue ejemplar. 

Es evidente que el mensaje que hay que enviar a los asesinos es que estamos unidos y no tenemos miedo. Pero, lamento deshacer su castillo de naipes. Hay quienes tienen miedo. Y la única forma de combatir este miedo es a través de la integración. Y este es un trabajo de todos. De foráneos y autóctonos. Precisamente esta integración es lo que nos enriquecerá. Como hemos hecho siempre en este país. La amalgama de las diferentes culturas ha sido la que ha formado nuestra Historia. Espero que esta especie de psicosis no se extienda por el resto del país. Si no, puede ocurrir como en Madrid, donde un grupo de imbéciles ha agredido a una mujer musulmana de 38 años. ¿De verdad seguimos pensando que todos los musulmanes son asesinos? Aún recuerdo cuando algunos pensaban que todos los vascos eran terroristas de ETA. ¿No hemos evolucionado nada en estas décadas? Me niego a pensar que sigamos metiendo a todos en el mismo saco. 

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Every breaking wave. Una preciosa canción que habla del miedo. Del miedo a demostrar un sentimiento. Sabes que tenemos miedo a ganar y por eso terminamos antes de empezar. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=ryB68ynGgjI

domingo, 20 de agosto de 2017

Atentado en Barcelona

Ha vuelto a ocurrir. Unos asesinos han perpetrado un terrible atentado en Barcelona. El modus operandi es tan sencillo como efectivo. A través de un vehículo, en este caso, una furgoneta, atropellan, de manera indiscriminada, a los viandantes en un lugar concurrido. Así hicieron en Niza, Berlín, Londres y Estocolmo con diferente saldo de víctimas. En Barcelona se han contado ya catorce muertos y más de una centena de heridos de diversa consideración. Como era de esperar, los malnacidos del Estado Islámico han reivindicado el atentado. A nadie le sorprende, los bastardos solo saben hacer el mal.
Hay quienes han aprovechado la situación para enviar, a través de todo tipo de medios, imágenes o vídeos de los heridos y los muertos. A estas alturas todavía no distinguen entre información y morbo. Es sencillo discernir. ¿Aportan algo esos vídeos o imágenes? Si la respuesta es no, haga el favor de no compartir. No soy capaz de comprender cómo alguien al ver a una persona malherida o fallecida, en lugar de ayudar, acompañar, consolar... se le puede ocurrir grabarlo en su flamante teléfono móvil. ¿Para qué? Por supuesto, las redes sociales, con la mejor intención sin duda, se han llenado de imágenes lamentando y condenando el atentado. Quizá sea el momento de replantearse si la forma más efectiva de combatir a esta gentuza es a través de lacitos negros, frases grandilocuentes o de imágenes más o menos lindas. Por su parte, nuestros políticos han hecho lo que tenían que hacer. No han defraudado. Debemos reconocer que han hecho exactamente lo que esperábamos de ellos. Colocarse para la foto. Lamentable, como acostumbran. La unión frente a los terroristas terminó cuando acabó el minuto de silencio institucional.

Resulta descorazonador observar cómo tras el atentado, la sociedad se resquebraja. Cuesta creerlo, pero hay quienes se han alegrado porque  el atentado ha sido en Cataluña, o quienes siguen buscando al culpable en la foto de las Azores, o aquellos que critican que se den explicaciones en catalán, o quienes culpan a TODOS los musulmanes o inmigrantes de los atentados y claman por su expulsión de Europa... Podría seguir ad nauseam poniendo ejemplos. Creo que todos ustedes saben perfectamente a lo que me refiero. Es el paroxismo. Una exaltación extrema de las pasiones defendiendo una ideología política por encima incluso de los muertos. Absolutamente ridículo e infructuoso. Pensaba que tras un atentado de estas características, la sociedad debía cerrar filas y luchar contra el enemigo común, que son estos asesinos. Hoy, la prioridad es acabar con esta gentuza. Mañana tendremos tiempo de analizar, con la cabeza fría. Pero eso sería en un país normal, no en España, un lugar donde sus habitantes buscan cualquier excusa para llegar a un enfrentamiento.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es una de mis favoritas. Desde siempre. Un himno por la paz.  Ha habido un montón de comentarios acerca de esta canción. Quizá demasiados. Esta canción no es una canción rebelde. Esta canción es Sunday bloody Sunday. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 23 de julio de 2017

Padres e hijos

Permítanme presentarles a Donato. Es un señor mayor, de 83 años, que apareció hace unos días en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. Era evidente que padece algún tipo de trastorno mental, aunque no sabemos precisar más, puesto que llegó sin ningún informe médico. Se mostraba muy desorientado y era sencillo deducir que llevaba varios días sin tomarse la medicación. Había estado en una residencia de mayores, pero decidió abandonarla voluntariamente e irse a vivir con una de sus hijas. Tras pasar un mes con ésta, se escapó y así llegó a nuestro albergue.
Anciano (Ulpiano Checa)
Tras mucho trabajo, conseguimos el teléfono de uno de sus nietos. Hablé con él y me contó que no sabía nada de su abuelo puesto que apenas había tenido contacto con él, pero me facilitó varios números de teléfono de sus hijos. En total tenía nueve. Fui llamándolos uno a uno y todos me contestaron lo mismo. No querían saber nada de él. Al haber abandonado voluntariamente la residencia no podía reingresar en un periodo de un año, así que trataba de hacerles entender que el albergue no era el mejor recurso para su padre, pero no hubo forma. Aseguraban que era ingobernable y se gastaba toda su pensión en prostitutas y en vino tinto. Actualmente, se toma su medicación y les aseguro que no es ingobernable. Es muy pesado y con fuerte carácter, pero es un anciano encantador.

No quiero juzgar a nadie. Dios me libre. Pero estamos creando monstruos. Estamos convirtiendo a nuestros hijos en el ombligo del mundo, en el que solo se preocupan de sí mismos. Un padre puede criar a nueve hijos, pero nueve hijos no pueden ayudar a su padre porque chochea. Estoy convencido de que el bueno de Donato jamás dejó a sus hijos sin comer un día porque eran pesados, o les dejó sin cambiar el pañal porque estaba cansado... Esta sociedad egocéntrica es repugnante. Vive para sí misma. Y volvemos a lo de siempre. No tenemos una crisis económica, tenemos una crisis de valores en la que solo buscamos nuestra propia satisfacción.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Kite. Es el fracaso de un padre porque no puede volar una cometa con sus hijas. También es bueno saber dejar atrás algo. Doña @BeatrizBagatela sabe bien qué quiero decir. Con todos ustedes: ¡U2!

domingo, 16 de julio de 2017

Solo para ellas

El año pasado, durante la celebración del festival de música Bråvalla, uno de los más multitudinarios en Suecia, con una asistencia de cerca de 50 000 personas, se produjeron cuatro violaciones y más de una veintena de agresiones sexuales. Algunas bandas, en señal de protesta, cancelaron sus actuaciones; incluso la organización del evento ha decidido suspender la edición del año que viene. Por supuesto, siempre hay descerebrados que culpan a los refugiados de estas atrocidades. En medio del escándalo, Emma Knyckare, una conocida locutora y cómica sueca propuso en un tuit la prohibición de entrada a los festivales a todos los hombres, hasta que aprendan a comportarse.
Cartel de propaganda We can do it! de Westinghouse Electric
La propuesta ha tenido mucho calado. Especialmente en las redes sociales. De esta forma, el año que viene se va a organizar un festival en el que solo podrán acceder las mujeres. El objetivo, según sus propios organizadores, es que ellas puedan sentirse completamente seguras. No es siquiera una idea original. En algunos festivales, como Glastonbury, en el Reino Unido; Electric Forest, en Estados Unidos; Shambhala, en Canadá... se han habilitado escenarios o zonas solo para ellas. En otros países, como en el Bilbao BBK Live de España, se emplea el protocolo No es no contra el acoso sexual.

Esto ocurre en Suecia. Uno de los países cuya educación es paradigma de modernidad y éxito. Estamos hablando de países punteros en democracia y derechos. No de países subdesarrollados o en vías de desarrollo. La única solución a la que han llegado es a prohibir. Prohibir el acceso a los hombres. Como si todos los hombres fuéramos sospechosos. Su solución es segregar por sexo a las personas. Bienvenidos al pasado. Dantesco. Resulta curioso que una sociedad que cosifica permanentemente a las mujeres, tratándolas como meros objetos de usar y tirar, sin que nadie haga nada, se sorprenda porque unos malnacidos abusan de ellas. Se recoge lo que se siembra. No puedo entender que todavía no se le haya ocurrido a nadie que la solución no es legislar, sino educar. Educar en valores, en igualdad. Y no es una labor escolar. Es nuestra labor, los padres. Deje de regalarle a sus hijos todos sus caprichos y enséñele a respetar y a respetarse.

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es, Girls and boys. Les dejo una versión traducida para aquellos que no dominan el inglés. Describe perfectamente la situación. Con todos ustedes: ¡Blur!

domingo, 9 de julio de 2017

Jóvenes, sueldo y conformismo

Círculo Formación, una consultora especializada en formación y estudios de posgrado, ha realizado un estudio entre más de 4 600 jóvenes de diferentes ciudades. Entre las conclusiones que ha obtenido es que el 64% de los jóvenes rechazaría un primer trabajo si cobra menos de 20 000 euros brutos al año. Incluso un 16% de estos jóvenes no está dispuesto cobrar menos de 30 000 euros al año por su primer empleo. El informe continúa asegurando que el 38% de los encuestados se ven en el futuro trabajando en una multinacional, un 29% en otro tipo de empresa y solo el 18% anhela montar su propio negocio. El 16% pretende opositar. Curiosamente, el 86% de los encuestados afirmó que no les importaría trabajar en el extranjero. Como dato, el salario medio no llega a 23 000 € y actualmente hay 3,3 millones de parados, un 17,7% de la población. Dato que alcanza el 38,6% en menores de 25 años.
Es terrible. Somos una de las mejores, si no la mejor, generaciones de nuestra historia. Los más preparados. Nuestro conformismo nos ha condenado a que los sueldos sean tan precarios. Vemos a licenciados universitarios felicitarse por cobrar mil euros al mes realizando labores que no les corresponden. Han invertido sus mejores años en formarse para, finalmente, rendirse al sistema. Estamos tirando al retrete a nuestros genios de mañana. Es algo por lo que hay que combatir con firmeza. Estamos regalando nuestro tiempo. Ese tiempo que negamos a nuestra familia, a nuestros amigos. A disfrutar. Nos están arrancando la vida. Somos esclavos de una nómina. Una buena amiga me dijo un día que es aberrante que con la educación que tenemos nos hayamos vuelto tan conformistas y clamaba incluso por incendiar ciudades. 

Como todas las monedas, esta historia también tiene dos caras. Lo malo es que en este caso no hay dos caras, sino dos cruces. Observamos atónitos como muchos de nuestros jóvenes siguen viviendo en un país de fantasía que en nada se parece a la realidad. Acomodados bajo las faldillas de sus papis. No estudian, no se esfuerzan, no trabajan, son unos gandules que rechazan trabajos porque pagan una miseria cuando no tienen nada que ofrecer. Tienen una ambición irreal. No han concluido la educación elemental y sueñan con trabajar en grandes compañías. Es bueno que los jóvenes tengan ambición. Si no la tienen ahora, ¿cuándo la tendrán? Pero ¿son realmente conscientes de que hay muchas personas trabajando duro durante años, partiéndose la espalda en sus empleos, y que no llegan ni a fin de mes?

Piensen.
Sean buenos.

Permítanme que hoy incluya dos canciones regalo. La primera es Instant Crush regalada por doña @BeatrizBagatela, y la segunda es Idiota, propuesta por doña @RaquelMtnez_tv. Aprovechando que el artículo tiene dos caras, creo que cada una de ellas aportan diferentes puntos de vista que confluyen en la misma idea. Con todos ustedes: ¡Daft Punk ft. Julian Casablancas y Los Ronaldos!
https://www.youtube.com/watch?v=a5uQMwRMHcs
https://www.youtube.com/watch?v=TNuODX6qu34


domingo, 2 de julio de 2017

Extinción de incendios

Ocurre todos los veranos. España arde. Como cada año, miles de hectáreas son arrasadas por el fuego. Todos nos lamentamos ante algo ¿inevitable? Aparte de culpar a la ley de montes, criticar a los diferentes gobiernos por su ineficacia, escandalizarse ante el despiadado interés de constructores y de grandes empresas, nadie hace nada. Los más avezados, proponen endurecer las leyes contra los pirómanos. Lo dramático es que quizá todos tengan razón, pero la realidad es que año tras año, los incendios asolan nuestro país. Todos somos expertos ingenieros acomodados en nuestro sofá o en la terraza del bar con los amigos.
Paisaje tras un incendio, en Alcalá la RealJaénEspaña.
Esta semana, un bombero, Manuel Mallol, asignado a la extinción del incendio de Gátova, ha colgado un vídeo para sus seguidores en Facebook —que cuenta ya con más de 900 000 visitas— en las que exige que se trabaje en la prevención. Propone que los parados que cobran el subsidio por desempleo doblen la cantidad percibida si colaboran en la limpieza de los montes. De esta forma se trabajarían seis meses en la limpieza de montes y otros seis en la prevención y extinción. Por supuesto, sería de manera voluntaria y a media jornada, ya que el resto del tiempo deben emplearlo en la búsqueda de empleo. Incluso se podría plantear como los planes de empleo de los ayuntamientos. Siempre será más económica la prevención que la extinción, con los medios aéreos y terrestres que implica.

Estoy convencido que usted conoce a alguien que cobra el subsidio por desempleo a quien una pequeña inyección económica puede aliviarle más de una carga. Hay familias que pueden ver aumentados sus ingresos a cambio de un beneficio para la comunidad. No hablo de aquellos que se ganan un sobresueldo, haciendo algún trabajillo extra y que por supuesto, no declaran. Personalmente la idea me parece magnífica. Siempre y cuando esté perfectamente regulado, no haya abusos y no sustituyan puestos de trabajo. ¿Quién puede oponerse a algo así? Y ¿por qué?

Piensen.
Sean buenos.

Nuevamente, mi querida @BeatrizBagatela quien nos regala una joya musical. Hablando de fuegos, ¿qué mejor elección que Fire? Bien saben todos ustedes que yo hubiera elegido una canción con el mismo título, pero de U2. Hoy, con todos ustedes: ¡Kasabian!
https://www.youtube.com/watch?v=agVpq_XXRmU


domingo, 25 de junio de 2017

Implicación laboral

Permítanme compartir una nueva experiencia que me ha ocurrido en el albergue de personas sin hogar donde trabajo. Hace un mes aproximadamente llegó un chico a nuestro centro. Era evidente que, además de tener un problema de adicciones, padecía una enfermedad mental. Estaba en pleno brote y no tenía medicación. Era incapaz de mantener horarios, normas, higiene... No pudimos trabajar con él y decidió irse sin que pudiéramos hacer mucho más. Pasados unos días, nos llamó una persona que se lo había encontrado durmiendo en la calle. Le expusimos la situación y le redirigimos a la Unidad de Salud Mental para que lo estabilizaran. Yo mismo lo acompañé al centro sanitario.
Heroína comercializada por la empresa alemana Bayer a finales del siglo XIX.

Allí comenzó un auténtico via crucis. La persona que nos recibió tras el mostrador, y a quien expusimos la situación, le preguntó por su dirección. Al decirle que vivía bajo una escalera en la calle, esbozó una sonrisa burlona y le preguntó con sorna qué tal se vivía allí. Indignado ante el comentario le espeté que si ya de por sí era duro dormir en la calle, lo mínimo sería no recibir mofas de un profesional sanitario. Luego llegó la psiquiatra, antes de verlo siquiera, nos dijo que padecía un problema de consumo y no tenía enfermedad mental, por tanto, no valoraba su ingreso. Le expliqué su comportamiento en el albergue haciéndole ver un punto de vista diferente al suyo, estrictamente médico, dando una visión social. Aún así, ella insistía en que acudiera a la Unidad de Conductas Adicticas (UCA). Dado que ya denuncié el funcionamiento de la UCA en este mismo foro hace escasas fechas, no me voy a extender (enlace aquí). Ya que no era posible su ingreso, finalmente accedió a derivarlo en un ¡centro terapéutico de la iglesia evangélica pentecostal! ¿El recurso que el servicio público de salud considera más adecuado para este usuario es este tipo de centros, donde se explota laboralmente a las personas y no se les administra medicación? Debe tratarse de una broma. Y de mal gusto. Afortunadamente, y tras mucho batallar, conseguimos su ingreso.

Tras una semana, estabilizado médicamente, ha vuelto al albergue. Lleva una vida más sosegada. Toma su medicación, e incluso ha encontrado un pequeño empleo, que le permitirá alquilar una habitación y tener una vida autónoma... y digna. Y ¿por qué les he contado todo este rollo? Aparte de para denunciar la actuación de algunos de los profesionales sanitarios con los que me toca bregar con más frecuencia de la deseada, para decirles que la reinserción es posible y es real. No es nada fácil. Pero es posible si todas los agentes sociales ponemos de nuestra parte. Si actuamos como la psiquiatra de turno, cuyo único empeño era quitarse el marrón de encima, les aseguro que nadie logrará salir de la calle. Le diría a estos profesionales que prueben a implicarse en su trabajo. A lo mejor se les hace más ameno y consiguen sus objetivos. Si todos realizáramos nuestro trabajo como Rafa Nadal el suyo, seríamos una superpotencia mundial.

Piensen.
Sean buenos.

Permítanme también que la canción regalo de hoy sea Bad. Es una canción acerca de un amigo de Bono al que dieron en su vigésimo primer cumpleaños suficiente heroína para matarlo. Una de las mejores canciones de los irlandeses. Esta representación en directo es sencillamente maravillosa. Fue escuchándola cuando declaré mi amor incondicional a este grupo. Siempre que la escucho, y les aseguro que supera el millar de ocasiones, me sigue emocionando. Con todos ustedes: ¡U2!
https://www.youtube.com/watch?v=3YusuxRqg5w



domingo, 18 de junio de 2017

Despedido por abusón

El pasado 3 de junio el equipo de categoría alevín, es decir de 10 y 11 años, CD Serranos derrotó al Benicalap C por un contundente 25-0. Ha sido tal el revuelo formado tras la soberana paliza que los directivos del equipo vencedor han tomado la decisión de despedir al entrenador. Consideran que humilló al rival, y que no supo gestionar la situación. Aseguran que la principal misión del club es educar en valores y, por tanto, el respeto al equipo contrario es fundamental y no pueden aceptar esa actitud. El entrenador se defiende aduciendo que incluso mandó a su equipo que no presionara, pero que el equipo rival carecía de cambios, lo que propició que dejara muchos espacios, facilitando la goleada final.
Como es lógico, a estas edades, siempre hay goleadas escandalosas. Desde las diferentes federaciones de fútbol se plantean varias soluciones. Detener el marcador cuando alguno de los dos equipos llegue a diez goles de diferencia. Así los niños siguen jugando por el mero placer de realizar su deporte favorito, despreocupados del marcador. Otros proponen no publicar los goleadores... Aunque no todos están de acuerdo. Hay padres que quieren que sus hijos sigan figurando como los pichichis de sus respectivas ligas. Ya sabe que hay mucho padre infeliz que desahoga su frustración proyectándose en su hijo. A lo mejor si él hubiera entrenado duro en su niñez, hoy sería ese campeón que anhela en casa. No es problema sencillo como ve.

De cualquier forma. ¿Humilló el vencedor al vencido? ¿Por qué? ¿Por realizar su trabajo bien? A lo mejor es más humillante para el rival que el otro equipo juegue a medio gas para no golear. Lo digno del deporte es dar el máximo. Claro que hay que enseñar a ganar y a perder. Se puede enseñar respeto al rival goleando. Y también se puede humillar al rival con un irrisorio 1-0. Los que están a favor de despedir al entrenador, ¿qué mensaje están transmitiendo a sus hijos? ¿Que no se esfuercen? ¿Que el día de mañana no estudien mucho en el cole, o en la universidad, o incluso en la oposición para no humillar a sus compañeros? ¿Quieren que en sus trabajos no se esfuercen? ¿Alguien en su sano juicio piensa que Steve Jobs fue un abusón? ¿Rafa Nadal no debería ganar más torneos? Es una nueva ridiculez de los posmodernos trasnochados por pretender una igualdad ficticia. Empieza a causar hartazgo que se siga premiando la mediocridad en lugar de la excelencia. 

Piensen.
Sean buenos.

La canción regalo de hoy es Happy, y viene de la mano de doña @RaquelMtnez_tve. A lo mejor todos seríamos más felices si hiciéramos bien lo que se supone que tenemos que hacer. Con todos ustedes: ¡Pharrel Williams!
https://www.youtube.com/watch?v=y6Sxv-sUYtM